in

Adiós a “Enriquito”, el sacerdote mayor de la santería cubana

Enriquito / Fuente: La Jiribilla
Enriquito / Fuente: La Jiribilla
 

El reconocido sacerdote de las religiones afrocubanas, Enrique Hernández Armenteros falleció este jueves a los 99 años de edad en el barrio La Hata del municipio habanero Guanabacoa, donde  ha sido declarado “hijo ilustre”.

Conocido como “Enriquito” o “Tata Nganga”, era el santero de mayore edad en Cuba y practicante de cuatro cultos de origen africano, especialmente del mundo de los paleros, procedente del Congo.

Enriquito también formaba parte de la sociedad religiosa secreta y masculina Abakuá o Ñañiguismo, como también se conoce en Cuba; y era devoto de la religión Regla de Ocha en la que estaba consagrado con el orisha Elegguá y pertenecía a la etnia Ifá, según él mismo explicó en varias entrevistas.

RECOMENDADO: Santeros cubanos ayudaron a frenar el veto migratorio de Trump (+Video)

“Enriquito” además fundó en 1957 la asociación cubana “Hijos de San Lázaro”, que desde el año 2001, cuando se autorizó la primera procesión, sale los 16 de diciembre con una imagen del venerado santo por las principales calles de Guanabacoa.

El reconocido sacerdote santero era conocido dentro y fuera de Cuba, recibiendo el legado de las religiones africanas directamente de su abuela materna, que fue una esclava conga, y a quien “Enriquito” solía atribuir su acercamiento con los santos.

Su casa fue convertida en templo, con imágenes y atributos de orishas del panteón yoruba -que se sincretizan con la religión católica- como Babalú Ayé (San Lázaro), Ochún (Caridad del Cobre), Changó (Santa Bárbara), Obbatalá (Virgen de las Mercedes) y Yemayá (Virgen de Regla), entre otros.

En su hogar recibía no solo a cubanos sino también a extranjeros que acudían a él en búsqueda de ayuda espiritual, entre quienes se contaban al menos 2000 ahijados.

El famoso santero cubano indicaba que las personas acudían a él en busca de solución a sus problemas. “Yo no, el orisha. Es él quien lo alivia” y “no todo puede solucionarse” porque “quien crea que todo se resuelve, es un fanático, y yo soy creyente, no fanático”, agregaba.

Redacción Cubanos por el Mundo / Con información de EFE

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve cubanos apoyan el diplomado de producción láctea en Uruguay | Wikipedia

Uruguay abre Diplomado en Producción Láctea con el apoyo de nueve cubanos

Alicia Alonso durante el acto | PL

Asamblea Legislativa rinde honores a bailarina cubana Alicia Alonso