in ,

¿Quiénes quieren un cambio real en Cuba?

Ante el anuncio realizado por el propio Raúl Castro sobre la entrega de la presidencia de Cuba el venidero mes de febrero, muchos se preguntan cuál será el sistema que se aplicará en la cercada isla para conocer al sucesor del castrismo

Plebiscito en Cuba | cubanet
Plebiscito en Cuba | cubanet

Ante el anuncio realizado por el propio Raúl Castro sobre la entrega de la presidencia de Cuba el venidero mes de febrero, muchos se preguntan cuál será el sistema que se aplicará en la cercada isla para conocer al sucesor del castrismo y cerrar con esto, uno de los períodos más oscuros de la historia contemporánea cubana.

A poco menos de un año para anunciada fecha, no se evidencia movimiento en la isla con relación al sistema que se implementará para la elección del nuevo mandatario. hasta el momento, solo se han aplicado algunas encuestas a trabajadores y estudiantes en las que se les consulta sobre el sistema electoral, el unipartidismo y los cambios que consideran necesita el país.

Al parecer, la figura de un plebiscito parece no contar dentro de las posibilidades ciertas del régimen, en virtud de los riesgos que esto implica, donde la «revolución castrista» pudiera quedar muy mal parada ante la opinión pública internacional, de llegarse a realizar con transparencia y bajo control de organismos internacionales, que serían las únicas garantías de la credibilidad de su resultado.

Pero a quiénes le conviene realmente un cambio hacia la libertad y la democracia en la isla, donde de una vez se descuenta el interés de la cúpula gobernante, dado sus intereses particulares y la garantía de mantener sus privilegios.

Tampoco los dirigentes intermedios, estarían muy interesados en algún cambio político en la isla, quienes disfrutan de un nivel de vida que jamás podrían mantener con sus depauperados salarios. A este grupo se unen los burócratas del partido, uno de los sectores más conservadores.

Evidentemente, los altos oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y el Ministerio del Interior (MININT), así como los policías y chivatos del MININT, tampoco estarían interesados por un verdadero cambio hacia la democracia y las libertades ciudadanas, y es que muy posiblemente, en una nueva Cuba, no podrían consumar los atropellos que llevan a cabo constantemente contra opositores y cuentapropistas, por ejemplo.

A este grupo se agregan unos cuantos intelectuales, a quienes los medios oficialistas les ha otorgado una relevancia sin precedente, a cambio del silencio cómplice ante las reiteradas violaciones a los derechos humanos que tienen lugar en la isla.

Realmente el sector que más se debe interesar por el logro de la democracia y la libertad en la isla, es el mismo pueblo cubano. Aquellos que padecen a diario la imposibilidad de poder comer tres veces al día, los que sufren día a día las penurias de un transporte público depauperado y que malviven con un salario miserable. Los que ven cómo se recrudece la prostitución, la delincuencia y la corrupción ante la indiferencia de un gobierno que no le interesa mirar más allá de sus propios intereses.

Redacción CPEM | Con información de Cubanet

 

 

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Can-Am promueve en Cuba que la selección participe en el torneo internacional

¡ALARMA! Panamá abandona a cubanos en plena frontera con Costa Rica (+VIDEO)