in ,

Balseros desaparecidos mantienen en vilo a la población de Modesto Serrano

----- Publicidad ---

Trece madres en el poblado de Modesto Serrano, en la provincia de Artemisa no olvidan aquel 26 de diciembre de 2015, en el que sus hijos se convirtieron en balseros, donde montaron sus sueños y la esperanza de una mejor vida, de lograr tocar tierra estadounidense. Sin embargo, los vecinos y sus familiares no saben nada de ellos.

Juana Chiroles recuerda ese día como el último en el que vio a su hijo y dos sobrinos. Al caer la tarde le indicaron que iban a matar unos cerdos, tomaron una soga y varios implementos y no regresaron, informó el Nuevo Herald.

Días más tarde, la noticia corrió por las calles del poblado, que sus parientes estaban entre los 13 cubanos que esa noche partieron de la isla con destino a Estados Unidos, desde entonces “no duermen ni comen” las madres y allegados del sector, pensando en la fortuna de sus familiares.

Juana se mantiene aferrada a la fe y esperanza, pese a que la prensa local se mantiene en silencio. “Soy una guajira con tierra en las patas y un poco bruta. Jamás he visto el internet y no sé andar en computadoras”, aseguró la madre de 54 años.

Desde que desaparecieron Alien Quintana Chiroles, de 32, su hijo, y sus dos sobrinos, Julián, de 36 y Ronaldo Chiroles, de 26, ha buscado tener noticias sobre los balseros interceptados por la Guardia Costera de EE. UU.

Pese a sus esfuerzos, no ha conseguido nada más que incertidumbre. Cuando sus parientes trataron de llegar a las costas de la Florida, aún estaba en vigencia la política “pies secos, pies mojados”, pero desde enero del año en curso, el entonces presidente Barack Obama, derogó el decreto que permitía a los cubanos que tocaran territorio estadounidense ser acogidos como refugiados.

Desde entonces la Guardia Costera solo ha detenido unos 100 isleños, sin compararse con los casi 10 mil que trataron cruzar el mar en 2016.

“Una semana después que se fueron la gente comenzó a comentar que habían llegado a la Florida. Después supimos que era mentira”

Además del hijo de Juana, en la embarcación iban: Julián Chiroles Cid (37); Ronaldo Chiroles Évora (26); Orlando Santos Lazo (45); Alberto Rodríguez Beltrán (27); Yariel Alzola Cid (27); Leandro Évora Salazar (41); Ailetis Llanes Padrón (33); Eduardo Cano González (40); Wilson González Piloto (26); Yordan Ramos Hernández (27); Dariel Mesa Arteaga y Luis Arrastria.

“Un mes antes de que partieran, una embarcación similar con gente del mismo pueblo llegó a Miami. Eso fue lo que les perturbó la cabeza y se fueron ilusionados pensando que también correrían con la misma suerte”.

La Guardia Costera informó a el Nuevo Herald, que en sus registros no tiene datos sobre esa balsa ni sus tripulantes, de igual manera un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza indicó que en sus documentos no tienen nada relacionado a ellos.

“Es muy dramático lo que viven los familiares de los balseros. Hemos tenido centenares de denuncias de desapariciones no resueltas”, explica Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, una organización del exilio cubano que auxilia a sus compatriotas.

“Le hemos pedido al Gobierno de Estados Unidos que se establezca un protocolo para identificar los cadáveres. Hasta el momento no existe y los cuerpos permanecen en las morgues sin identificar hasta que son enterrados en fosas comunes”.

Redacción CPEM / Con información de el Nuevo Herald

----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protesta de ayer en Venezuela | actualidadvenezuela

Persisten protestas en Venezuela en contra del régimen de Maduro

Pelea de gallos en Cuba | diariodecuba

Policía cierra vallas de gallos clandestinas en varios lugares de Cuba