in

Las grúas-torres que levantan hoteles en La Habana son elogiadas por Eusebio Leal

Eusebio Leal Spengler.
----- Publicidad ---

El historiador cubano, Eusebio Leal Spengler elogió el que la comunidad de la Habana Vieja renace junto a las torres-grúas que levantan los hoteles de lujo en la ciudad durante el foro de negocios Sahic que se celebra en La Habana.

«Hoy cuando vas hacia la Habana Vieja ves las grúas-torres que levantan los antiguos hoteles (…). Van renaciendo uno tras otro y junto a ellos la gente va realizando un proyecto interesantísimo de vida y que me parece que es el atractivo principal de la ciudad, que renace junto a su gente».

Con relación a los hoteles Packard, en proceso de construcción en el emblemático Prado y el Gran Manzana Kempinski, el primer cinco estrellas plus en Cuba, son un ejemplo de cuánto se puede hacer y de que “no hay nada imposible”, destacó EFE.

«La Habana que es una de las ciudades más bellas del mundo, pero está cubierta por un leve velo que cuando se rasga es capaz de aparecer ella con toda su belleza, señorío y encanto».

QUIZÁS DEBERÍAS LEER: La Habana se derrumba

Pero vio un “movimiento interesantísimo” que se promulga en la capital cubana, en los que anunció, a su juicio, que los cubanos emprenden negocios privados como parte de un nuevo proyecto de vida que “se va a convertir en el mejor discurso para los 500 años de la ciudad”.

«Lo que antes era un terreno que no valía nada, se convirtió de pronto en una ciudad bella, habitada por familias que, al tocar a su puerta el desarrollo, han dicho: vamos a integrarnos, en el marco de la ley, y vamos a poner restaurantes, vamos a servir».

Explicó Leal, como uno de los principales impulsores de la restauración de La Habana Vieja. Pero… ¿de verdad eso ocurre? Cuando aún familias se desplazan de un edificio a otro para evitar ser tapiados por una edificación antigua que los pueda matar porque está en muy malas condiciones.

El historiador, pareciera, que apenas viró la vista hasta “lo bonito” de los edificios nuevos, pero sesgó su mirada de aquellos que viven de recoger basura, botellas o latas o de los cuentapropistas que dejan el 70% de sus ganancias al régimen.

Redacción CPEM / Con información de Diario de Cuba

----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A la captura del Shadowboy: La obra imperdible del cubano Adrián Henríquez

El Comité Olímpico Cubano se opone a la idea de borrar récords mundiales