in ,

Necesitar medicamentos en zonas rurales de Cuba es toda “una agonía”

Las garrapatas, que afectan al ganado en los campos cubanos, se reproducen “por millones”, asegura un campesino a Radio Martí.
Las garrapatas, que afectan al ganado en los campos cubanos, se reproducen “por millones”, asegura un campesino a Radio Martí.
Loading...

Ser campesino en Cuba no es nada fácil, aunado a las pocas ventajas que ofrece el Estado para trabajar el campo, la poca ganancia que se obtiene y lo difícil para encontrar la maquinaria, enfermarse para las personas en las zonas rurales de la Isla es todo un suplicio.

En portal Diario de Cuba relata las vivencias de Zenaida Martínez, una residente del municipio San Germán de Holguín, que se queja de la lejanía de los centros de salud y la escasez de medicinas.

“Vivir en una zona rural y padecer tres enfermedades, de ellas dos crónicas, es una agonía”

Loading...

Para atenderse sus dolencias, Zenaida debe recorrer varios kilómetros y al llegar, los médicos le dicen que los medicamentos para tratar sus dolores en la cervical no se encuentran.

“Llevo alrededor de 15 años padeciendo fuertes dolores en la cervical; ya me dijo el médico que no tiene cura. La gastritis la adquirí por la cantidad de pastillas que tenía que tomar diariamente, sobre todo para la hipertensión arterial, que con esa no se juega. En estos momentos el problema es que no logro alcanzar los medicamentos cuando llegan a la farmacia, a pesar de contar con un tarjetón”.

Loading...

Ella afirma que el “tarjetón” que según el régimen garantiza las medicinas a quien las necesita, “no sirve para nada”.

RECOMENDADO: Duermen afuera de farmacias esperando lleguen medicamentos a Baracoa

“Cuando logro llegar a la farmacia, la dependienta me dice ‘este no hay, este tampoco y el otro lleva tiempo en falta'”, añade la mujer, y menciona entre los fármacos que necesita el Corinfar, el Tramadol y la Ranitidina. “Ya estoy haciendo gestiones para comprarlos por la izquierda, como me aconsejó una vecina”.

Raúl Pupo Pupo, de 60 años de edad y residente del barrio Cauto 3, a 13 kilómetros de San Germán, lleva 15 meses de certificado médico debido a un nódulo prostático.

“Para eso debo tomar Terazosina, indicada por el médico. También tengo artrosis crónica en la columna. Los medicamentos que necesito son por tarjetón, pero imagina, en este país todo lo que hay lo mandan a otras partes, fuera de Cuba”.

Roberto Morejón Pupo padece de diabetes tipo 2 y no encuentra ni jeringuillas para ponerse su inyección ni tirillas para medirse el azúcar en sangre. El obrero agrícola Ángel Luis Márquez, requiere Captopril, que recibe por el tarjetón, o en su defecto Enalapril para combatir su hipertensión. Como nunca hay en las farmacias, recurre al mercado informal.

Desde el “Periodo Especial”, el eufemismo que creó el Gobierno para nombrar la aguda crisis económica de los años 90 del siglo pasado, los cubanos vieron afectarse severamente el suministro de fármacos. Paradójicamente, muchos encuentran solución en el mercado, aunque a precios más elevados, mientras el Gobierno es incapaz de controlar el tráfico.

Redacción Cubanos por el Mundo / Con información de Diario de Cuba

Written by John Márquez

One Comment

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Miguel Henrique Otero: “Escúchame Diosdado: Yo no te tengo miedo ni El Nacional tampoco”

Chef cubanos promoverán una gastronomía “exótica y apetitosa”