in ,

EN LISTA: Los fugitivos que EEUU pide a Cuba sean extraditados

Joanne Chesimard mejor conocida como Assata Shakur asesinó a un policía estatal de Nueva Jersey. Foto archivo
Joanne Chesimard mejor conocida como Assata Shakur asesinó a un policía estatal de Nueva Jersey. Foto archivo

Estados Unidos los retó. “No tienen opción” aseguró Donald Trump en relación al reclamo de los prófugos escondidos en Cuba. La respuesta de La Habana fue desafiante: “no serán retornadas”.

«En uso de la ley nacional, el derecho internacional y la tradición latinoamericana, Cuba ha concedido asilo político o refugio a luchadores por los derechos civiles de EE.UU. Por supuesto que estas personas no serán retornadas», afirmó este lunes el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en una conferencia desde Viena, Austria.

Disposición al diálogo: ¿de qué forma? Trump fue enfático al asegurar que su país reclama sean devueltos quienes burlaron la justicia estadounidense como una de las condiciones para volver al diálogo bilateral.

En parte, Barack Obama suavizó el embargo comercial a Cuba, dentro de lo que se encontraba el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, tras décadas de hostilidad entre ambos países, enemigos de la Guerra Fría.

En su discurso desde Viena, Bruno Rodríguez hizo mención de las dos personas que de forma “voluntaria” fueron devueltos a la justicia estadounidense. Actualmente, entre ambos países no existen acuerdos de extradición, por lo que este proceso ha sido una de las piedras en el zapato en la relacióa de ambos países.

Assata Shakur

Es así donde se desglosan algunos nombres, en especial uno de ellos, que son claves en este embrollo entre ambos países. Joanne Chesimard, también conocida como Assata Shakur, la ex pantera negra que logró huir de una prisión de Nueva Jersey refugiarse en Cuba desde 1984, es quizás la más emblemática de las prófugas estadounidenses escondida en Cuba.

Es responsable del asesinato de un policía en Nueva Jersey en 1973, hace más de 40 años, haber sido protagonista de una fuga de película y por cuya cabeza pagarían una recompensa millonaria. Es considerada una “terrorista doméstica”.

Madrina del rapero Tupac Shakur, adoptó el nombre de Assata Shakur, y fue parte del Partido Pantera Negra y del Ejército Negro de Liberación, una organización que luchó por la autodeterminación de los afroestadounidenses.

Por su crimen fue encarcelada en 1977 y dos años más tarde, tres hombres armados ingresaron a su centro de reclusión con pistolas automáticas, tomaron a dos guardias de rehenes y la liberaron. Años más tarde, se le vio en Cuba.

Entró así en la lista de los más buscados por el FBI y junto a la policía de Nueva Jersey, ofrece una recompensa de 1 millón de dólares por ella.

Aunque es quizás el nombre más sonado, no es la única que Estados Unidos está buscando. Sin haber un total definido, congresistas estadounidenses han asegurado que habría “decenas” de fugitivos escondidos en Cuba desde los últimos años.

Según algunos congresistas, además de Chesimard, Cuba albergó a otros «criminales violentos» como Víctor Manuel Gerena, miembro de un grupo separatista puertorriqueño y buscado por el robo de unos US$7 millones de una compañía de seguridad, y Charles Hill, buscado por la muerte de un policía estatal en Nuevo México.

También se encontraría el caso de William «Guillermo» Morales, otro militante independentista puertorriqueño que escapó de su custodia policial mientras estaba en un hospital, tras haber quedado gravemente herido cuando se le activó accidentalmente uno de los explosivos que elaboraba en Nueva York para 1978. Recibió una condena de 89 años de prisión pero logró huir cuatro años más tarde y llegar a Cuba a través de México.

Habría otros casos de perfiles más bajos, de quienes escaparon tras haber sido acusados de delitos como lavado de dinero o haber cometido fraude en el sistema de salud. Algunos delitos comunes, en los que los implicados serían ciudadanos cubanos.

En 2015, por ejemplo, Cuba arrestó al reggaetonero Gilberto Martínez, conocido como Gilbert Man, acusado en Estados Unidos por supuesto fraude con tarjetas de crédito.

Cuando se ha tratado de casos políticos la situación ha sido más complicada. El gobierno de la isla no ha perdido oportunidad para señalar que Estados Unidos otorgó refugio a cubanos «acusados de crímenes horribles, algunos acusados de terrorismo, asesinato y secuestro».

Sin embargo, desde Washington han continuado insistiendo en que tanto Chesimard como los demás fugitivos deben ser devueltos, a pesar de la posición que decida tener el régimen habanero.

Redacción Cubanos por el Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Washington anunció que la política de Trump hacia Cuba “está siendo ampliamente alabado”

Raúl Castro recibió en La Habana al primer ministro Ralph Gonsalves