in ,

«Nos tiraron a la calle»: cubanos en Nuevo Laredo hablan sobre la espera

Iglesias en Nuevo Laredo reciben a cubanos
Iglesias en Nuevo Laredo reciben a cubanos / Foto: El Mañana

Ana y Víctor llegaron agotados en un autobús de la madrugada y siguieron directo al puente a través del Río Grande en Tejas. La pareja cubana se dirigió hacia las oficinas de inmigración de Estados Unidos, donde planeaban solicitar asilo político. Pero los oficiales fronterizos estadounidenses bloquearon su camino antes de que pudieran presentar su caso.

«Le dije: ‘Espera. Pedimos asilo político, mira mi pasaporte. Y dijo que no aceptaban a los cubanos » contó Ana, de 49 años.» Nos tiraron a la calle”.

Ana y Víctor, que prefirieron no dar sus apellidos, se encuentran entre los al menos 1.000 cubanos que llegaron a Nuevo Laredo desde el 12 de enero, día en que Barack Obama terminó con una política de trato preferencial para los migrantes cubanos.

La política de «pies secos/pies mojados« permitió que cualquier cubano que llegara a territorio estadounidense se convirtiera en residente legal; Su derogación como parte de la distensión de Obama con La Habana efectivamente cerró la frontera a los emigrantes cubanos.

Pero los cubanos han continuado convergiendo en la frontera, con la esperanza de que el sucesor de Obama regrese a una política más hostil de Cuba. Cuando Donald Trump anunció recientemente una reversión parcial de la apertura de Obama en Cuba en junio, mantuvo las restricciones de inmigración intactas.

¿Por qué confiar en Trump?

«¿Por qué la esperanza con Trump? Porque él es el único camino que tenemos para salir de Cuba y reunirnos con la familia «, dijo Ana mientras se sentaba en una sala de espera en una clínica de rehabilitación de drogas dirigida por pastores evangélicos, que se ha convertido en un refugio improvisado para los emigrantes cubanos.

En cuanto a Obama, dijo: «Sólo quería llevarse bien con el rey de Cuba».

El cambio repentino de Obama en la política de inmigración capturó a los cubanos de forma desprevenida, incluidos los que ya estaban en camino.

Ana y Víctor, fuertes críticos de los Castros, no habían iniciado su viaje en enero. Pero estaban decidido en su plan de salir de Cuba y sintieron que no tenían otra opción: varios meses antes, la pareja había vendido su apartamento de un dormitorio en La Habana Vieja para financiar el viaje.

El dinero de la venta pagó por la solicitud de visa de su hija en los Estados Unidos – que finalmente fue aprobada – y sus propias visas mexicanas y boletos de avión a Cancún, donde llegaron a mediados de mayo. Durante unas semanas, lavaron coches y trabajaron en restaurantes para pagar su paso a Nuevo Laredo.

Otros han tomado más rutas tortuosas hacia la frontera, volando primero a Ecuador – donde los cubanos todavía pueden viajar sin visados – luego caminando por Colombia, Centroamérica y todo México .

Cuando la política cambió, los cubanos se congregaron en plazas públicas cerca de la frontera hasta que los pastores locales comenzaron a proveer espacio en iglesias y centros de rehabilitación. Otros ahora se reúnen en un refugio local dirigido por católicos, que ya estaba anticipando un aumento en la demanda después de la retórica antinmigrante de Trump y prometió deportar inmigrantes indocumentados.

«Nos preparábamos para la emergencia Trump cuando llegó la emergencia de Obama», dijo el padre Giovanni Bizzotto, un sacerdote Scalabrini dirigiendo el refugio de migrantes de Nazaret.

«Había mucha gente esperando y rezando que Trump cambiara la política de Obama», dijo.

El municipio ha proporcionado a los cubanos tres meses de seguro médico, mientras que los funcionarios de inmigración emitieron visas que les permiten residir y trabajar en México.

Pero aproximadamente la mitad de los cubanos cansados de esperar en Nuevo Laredo, cruzaron el puente fronterizo y se «entregaron» a funcionarios estadounidenses con la esperanza de solicitar asilo. Otros han pedido asilo en México, aunque la mayoría no han abandonado sus esperanzas de ingresar a los Estados Unidos.

La mayoría de los migrantes en el refugio son centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza de las pandillas, o los mexicanos deportados de los Estados Unidos y arrojados a una ciudad convulsionada por la violencia del crimen organizado.

El tratamiento de los cubanos, que pueden pasar a través de México con los papeles adecuados, contrasta fuertemente con los miles de centroamericanos que transitan por el país mientras huyen de la pobreza y la violencia en su país.

Los funcionarios mexicanos de inmigración ahora detienen y deportan a más centroamericanos que sus contrapartes estadounidenses, mientras que los migrantes son a menudo atacados por policías y pandillas criminales mientras caminan hacia el norte.

«Es difícil cruzar México. Con un poco de suerte se puede cruzar “, dijo Luis Oviedo, una hondureña que apenas evitó un intento de secuestro mientras viaja a través del país y en un momento se dirigió durante 10 días para evitar los controles.

Entre los cubanos que permanecen en el refugio de Bizzotto, la ira de Obama es alta.

«Estados Unidos es un país de inmigrantes y nos golpearon la puerta», dijo Israel, de 64 años, un operador de equipo pesado.

Israel, que no quiso dar su apellido, pasó siete años tratando de llegar a México. Él trabajó en el camino, incluyendo dos años como barman en Panamá. Sacó un pasaporte azul desgarrado y mostró un sello de entrada ecuatoriano fechado el 12 de febrero de 2010, pero aun así, la frontera de Estados Unidos se cerró a los cubanos antes de que pudiera cruzar.

«Renuncio a los EE.UU.», declaró, alzando la voz sobre el rugido de un ventilador de techo ruidoso. Un poco más tarde, admitió que todavía esperaba cruzar la frontera un día para reunirse con un hijo que vivía en Nueva Orleans.

Redacción Cubanos por el Mundo / Traducción al español desde The Guardian

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen del éxodo de Mariel, en 1980. (Latin American Studies)

Controvertido estudio sobre el éxodo de Mariel pone a profesor cubanoamericano en el ojo del huracán

Arrestos en la sede de las Damas de Blanco en Lawton el pasado 10 de abril

Régimen impide a una docena de activistas llegar a misa en honor a Oswaldo Payá