in

Elián González reafirma su “trabajo por la revolución”

Elian González, el "niño balsero"
Elian González, el "niño balsero" / Foto: Cortesía
Loading...

Elián González, el llamado “niño balsero” expresó, durante una entrevista con CNN, que su trabajo es seguir desarrollando la “revolución” que inició el difunto dictador Fidel Castro, a quien admiraba a pesar de ser uno de los causantes de que su madre falleciera ahogada intento alcanzar la libertad en el año 1999.

Ahora con 23 años, sigue siendo una de las figuras más identificables de la isla y uno de los partidarios más abiertos de su generación de la Revolución Cubana.

“No hago nada diferente de otros jóvenes”, dijo. “Me divierto, hago deportes, pero también estoy involucrado en el trabajo de la revolución y me doy cuenta de que los jóvenes son esenciales para el desarrollo del país”.

Antes de graduarse, González dijo a Granma que planea unirse al ejército cubano.

“Vivir aquí es una deuda que debo al pueblo cubano”, dijo González. “Es por eso que siempre voy a trabajar y luchar”.

Loading...

RECOMENDADO: Elían González, un “tambor político” del régimen

Su salto a la fama comenzó con el incidente internacional que estalló después de que Elián, de 6 años de edad, fue encontrado en el agua el Día de Acción de Gracias de 1999.

Loading...

Su madre, Elizabeth, y otras nueve personas que participaron en el viaje clandestino, se ahogaron después de que su embarcación destartalada volcara en alta mar mientras trataban de hacer su camino de Cuba a Estados Unidos.

El padre de Elián, Juan Miguel, luchó por llevar al niño de regreso a Cuba. El líder cubano Fidel Castro dirigió protestas masivas en la isla exigiendo el regreso de Elián.

El caso se convirtió en un punto de inflamación en la pelea ya hirviente entre partidarios y opositores de la revolución de Castro.

Incursión de agentes federales para sustraer a Elian González de la casa de su tío
Incursión de agentes federales para sustraer a Elian González de la casa de su tío / Foto: Cortesía

Los familiares de Elián en Miami argumentaron que si el niño volvía a Cuba, se convertiría en un trofeo lavado por el cerebro de Castro en su pelea de larga data con Estados Unidos.

Mientras las dos partes luchaban contra el caso de alto perfil en el tribunal, los funcionarios de inmigración estadounidenses decidieron poner a Elián bajo la custodia de su padre, que había venido a los Estados Unidos para presionar por el regreso de su hijo.

Los familiares de Elián en Miami se negaron a entregarlo, y luego, en una redada nocturna, agentes federales armados irrumpieron en la casa de su tío y se apoderaron del niño. Una fotografía de Associated Press del niño aterrorizado, encogiéndose mientras un oficial con implementos antidisturbios le apuntaba con un rifle de asalto, inflamó las pasiones aún más.

Los disturbios estallaron en Miami ya que muchos en la comunidad cubanoamericana reaccionaron con enojo ante la actitud de las autoridades.

Elián se reunió con su padre y después de más procedimientos, padre e hijo volaron a Cuba.

Allí el gobierno celebró la vuelta de Elián con una manifestación masiva.

Desde entonces, Elián González fue rodeado por guardaespaldas del gobierno. Más tarde dijo que se convirtieron en sus mejores amigos durante su infancia.

El padre de González, un camarero que había recibido invitaciones para “desertar” mientras estaba en los Estados Unidos, fue nombrado para la Asamblea Nacional del Poder Popular en la isla.

Su madre fue “manipulada” por su novio para salir de Cuba, dijo, y si se hubiera quedado en Miami, se habría visto obligado a convertirse en “un intérprete” de los medios de comunicación.

Redacción Cubanos por el Mundo / Con información de CNN

 

Written by María Fernanda Muñóz

Periodista venezolana. ¿La mejor arma? Humanidad. Pasión se escribe con P de periodismo

2 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estadounidenses se preparan para ver el eclipse total de sol

El canta-autor español Joaquín Sabina y el dictador Fidel Castro

Un revolucionario que ya no cree en revoluciones “Fíjate en lo que ha quedado la Cuba castrista”