in

Condenan a hombre a más de 27 años de cárcel por descuartizar a dos mujeres en Madrid

Un hombre identificado como Bruno Hernández Vega, de 35 años, fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a poco más de 27 años de cárcel por descuartizar a una tía y a una argentina
Un hombre identificado como Bruno Hernández Vega, de 35 años, fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a poco más de 27 años de cárcel por descuartizar a una tía y a una argentina
Loading...

Un hombre identificado como Bruno Hernández Vega, de 35 años, fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a poco más de 27 años de cárcel por descuartizar a una tía y a una argentina. El sentenciado, pese a su condición de esquizofrenia, no pudo evadir la pena judicial, reseña El Nuevo Herald

El tribunal estableció la condena de 27 años, tres meses y un día de prisión el pasado 3 de octubre, luego de que el jurado popular analizara los elementos del caso y determinara la responsabilidad de Hernández en las muertes de su tía Liria Hernández Hernández y de su inquilina Adriana Beatriz Gioiosa.

Los crímenes se realizaron en lugares y fechas diferentes, teniendo en común la misma picadora de carne, utilizada por el asesino para desaparecer los cuerpos. El sentenciado asesinó a su tía en el año 2010 y a su inquilina, de nacionalidad argentina, el 1 de abril del año 2015, ambos hechos ocurrieron en la localidad de Majadahonda, cercana a Madrid.

Loading...

Según informó hoy el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), se ha descartado que la esquizofrenia que padece el acusado, de 35 años, anule sus facultades mentales, al no establecerse una relación entre su delirio y los asesinatos.

Premeditación y alevosía

Según informó hoy el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), se ha descartado que la esquizofrenia que padece el acusado, de 35 años, anule sus facultades mentales, al no establecerse una relación entre su delirio y los asesinatos.

Loading...

Bruno Hernández cargó a la cuenta de su tía cuentas por más de 33.000 euros y falsificó su firma en un contrato de arrendamiento de una vivienda en Majadahonda, donde se encontró la picadora.

Años después de este primer crimen, causó la muerte de Adriana Beatriz Gioiosa Nassini. Para hacer creer a los allegados y amigos de Adriana que la joven seguía con vida y se había marchado de viaje, tres días después de su muerte introdujo dejó en el establecimiento comercial donde ella trabajaba un sobre con una carta mecanografiada dirigida al gerente en la que le contaba esa intención.

Redactado por Cubanos Por El Mundo/ Información de ElNuevoHerald

Written by María Fernanda Muñóz

Periodista venezolana. ¿La mejor arma? Humanidad. Pasión se escribe con P de periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Amenazan con cárcel a activista de UNPACU que informó despidos de militares corruptos

Candidatos independientes son citados por la policía para que no se inscriban