in

Ex-primera dama de ISIS: «Nuestros sueños eran criar a nuestros hijos para el terrorismo»

Fotocapture video El Atlantic
Fotocapture video El Atlantic

«Nuestros sueños eran criar a nuestros hijos para el terrorismo» confesó la ex-primera dama de John Georgelas, actual representante del Estado Islámico (ISIS) en el medio oriente, en publicación hecha por Debate.

Según relato de Tania Georgelas, británica de familia musulmana que concedió una entrevista al periódico The Atlantic, la decisión de casarse con Georgelas nació de la idea de formar una familia de terroristas, motivada por su deseo de venganza ante la discriminación de la que fue víctima en su infancia.

«En mi niñez recuerdo muchos casos de racismo en mi entorno.Teníamos unos vecinos que nos rompían las ventanas. Me sentía como una extraña y busqué una forma de venganza».

Cuando apenas tenía 17 años vio con asombro el atentado a las torres gemelas en los Estados Unidos, ante lo cual radicalizó su pensamiento terrorista y abandonó la escuela para dedicarse al movimiento religioso radical.

Poco después conoció a su ex-pareja a través de internet, quien se describió como un chico rebelde a sus padres y dedicado al narcotráfico. Ambos coincidieron en sus intereses terroristas.

Proyecto terrorista

Tania Georgelas y John Georgela contraen nupcias en octubre de 2004 y se plantean tener varios hijos para formarlos dentro del Estado Islámico.

«Nuestros sueños consistían en tener nuestra propia tierra, criar a nuestros hijos y enseñarles a matar para que se unieran a la yihad».

Para el año 2013 todavía seguían juntos, ahora con tres hijos, con quienes decidieron emprender su misión homicida uniéndose al Estado Islámico, por lo que viajaron a Siria.

RECOMENDADO: Trump amenaza al Estado Islámico: «pagarán caro cada atentado en EE.UU.»

Una vez en Siria, se residenciaron en una casa que no tenía ventanas y carecían de muchos servicios. Su calidad de vida disminuyó y comenzaron a enfermarse. La mujer decidió abandonar su lucha para irse huyendo a Estados Unidos, una nación que veía como malvada.

«Cuando volví a EEUU me sentía muy deprimida en una sociedad que durante muchos años consideré malvada. Había perdido mi vida, mi marido era mi vida. La única razón por la que tenía a mis hijos era para que combatieran por Alá como muyahidines».

Una nueva vida

El tiempo ha pasado desde que dejó el Estado Islámico y dentro de las novedades que presenta su vida es que se divorció de John Georgelas y asegura que ha dejado su visión radical y sueña con trabajar en un programa de desradicalización para ayudar a los exterroristas.

«Estoy viva, pude salir de Siria, mis hijos son felices y están sanos. Estoy feliz».

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dos niños jugando junto al puerto de La Habana. (CRISTINA PIZA)

El caso Gurriel y el racismo en Cuba

Este tipo de aviones serán usados para la fumigación y para el transporte local.

Gobierno cubano ensambla aviones AN-2 rusos para «programas estratégicos»