in ,

En Venezuela escasea la comida pero gobierno espera producir fusiles Kaláshnikov

El gobierna espera abrir su primera fábrica de producción de fusiles Kaláshnikov en 2018, aseguró el viernes Wilmar Castro Soteldo

Durante el mandato de Chávez, Venezuela adquirió 100.000 nuevos fusiles AK-103 y suscribió un acuerdo con Rusia para la construcción de dos plantas
Durante el mandato de Chávez, Venezuela adquirió 100.000 nuevos fusiles AK-103 y suscribió un acuerdo con Rusia para la construcción de dos plantas Foto: Cortesía

A pesar de los problemas económicos que atraviesa Venezuela, el gobierna espera abrir su primera fábrica de producción de fusiles Kaláshnikov en 2018, aseguró el viernes Wilmar Castro Soteldo, vicepresidente del Área Económica venezolano, luego de una reunión de la comisión intergubernamental ruso-venezolana, según reseño la agencia EFE.

Uno de los principales proyectos entre nuestros países es la construcción de una fábrica para producir el mundialmente conocido fusil Kaláshnikov. Esperamos que el próximo año la planta comience a funcionar

Mientras el gobierno se preocupa por tener armas, la producción interna de comida del país venezolano solo alcanza para suplir a un 30 por ciento de la población, según un informe de La Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro).

El fallecido Hugo Chávez, fue el impulsor del proyecto Kaláshnikov y del inicio de la estrecha cooperación militar entre ambos países.

En la información difundida por la agencia, Soteldo destacó que, precisamente, en la reunión en Sochi (mar Negro) “se lograron grandes progresos en materia de cooperación militar”.

La noticia no fue bien recibida por los venezolanos que a través de las redes sociales dieron a conocer su disgusto alegando que “producir comida no les importa, armas si”.

RECOMENDADO: Inflación en Venezuela se convierte en la más alta del mundo y supera a países africanos

Durante el mandato de Chávez, Venezuela adquirió 100.000 nuevos fusiles AK-103 y suscribió un acuerdo con Rusia para la construcción de dos plantas para la fabricación de esa arma y la munición que la acompaña con la vista puesta en el mercado latinoamericano.

No obstante, esa cooperación se vio ralentizada por los problemas económicos venezolanos debido a la caída del precio del petróleo, lo que obligó primero a Moscú a conceder a Caracas un crédito para la compra de armamento y recientemente a reestructurar parte de su deuda.

Redacción Cubanos por el Mundo

Written by Paola Hernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cuba se propone hacer desistir a Corea del Norte de sus programas nucleares

La fiesta del kitsch político