in ,

Este es el lado cubano desconocido del escritor Truman Capote

El autor de “A sangre fría” de apellidó como el segundo esposo de su madre oriundo de la isla

Truman Capote se crió con un cubano oriundo de Las Villas / Foto: cortesía.

A los 12 años, cuando escribió su primera carta, sentenció que era su deseo llamarse Truman Capote y no Truman Persons. El principal exponente del reportaje novelado y uno de los primeros pilares del periodismo narrativo en el mundo nació en 1924 en Nueva Orleans, Luisiana, pero en su ser llevaba el son caribeño de Cuba. 

Es que él no quería darle cabida a ningún vínculo con los Persons. Tal vez por venganza, reseña Diario Las Américas. Desde niño rechazó llevar el apellido de su padre biológico, Arch. 

Prefirió ser hijo de Joe García Capote, el segundo esposo de su madre, Lillie Mae Faulk, un cubano oriundo de Las Villas, en la zona central de la isla.

RECOMENDADO: Truman Capote era canario de adopción

En realidad el nombre del escritor era Truman García Capote, los mismos apellidos que su abuelo y padres adoptivos.

Gerald Clark, el biógrafo del escritor y periodista, afirma que Capote “jamás ocultó que el rencor era su gran defecto, por tanto, muchos sospechan que la decisión de cambiar su apellido conllevara gran parte de venganza hacia el hombre que le dio la vida, y después lo abandonó”.

“El nuevo papá, el horcón de paso de su hogar, de seguro contagió a este chico en un amparo transitorio, de vivir con el desenfado que llevó consigo en toda su existencia. Lo amó a pesar de sus grandes ojos asustados, pesarosos, de sus maneras aniñadas, de tanta inseguridad; de otra manera Truman hubiera sido implacable en su contra”

Joe García Capote era un coronel que llegó a Cuba a mitad de 1800 en comisión de servicios al tiempo que se dedicaba al negocio del tabaco y el azúcar / Foto: cortesía ABC.

 

El texto de Diario de Las Américas asegura que hubo en Truman rasgos latinos que marcaron su personalidad.

“Su sociabilidad era profesa. Fue amigo de todos, sin importar clase social, origen, raza o etnia (…) aunque no estuvieran en su onda. Desde su Nueva Orleans natal, donde sus habitantes conformaban una mezcolanza de culturas ya era popular y amado, según contó en una ocasión durante una entrevista televisiva”

Era fiestero y parrandero. Era muy suyo cada lugar donde hiciera acto de presencia. “Me encanta la gente”, repetía sin cesar. Y era coherente con esta sentencia porque no les negaba nada: ni su orientación sexual, ni sus adjetivos como “cariño”, “corderito”, “preciosidad” o “dulce magnolia”.

Algo más llamativo aún era su narcisismo. Acaso era un personaje finamente elaborado, tan inusual, exagerado y muy cómico.

 “Mantuvo siempre su sangre caliente; desayunando, en ocasiones, rodeado de diamantes (…) Aunque pudo lidiar con tanto, apoyado en todo y en todos. Sus cimientos personales eran escasos, una niñez casi vacía, y el apellido Capote, un soporte

Redacción Cubanos por el Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Norteamérica insta a la Venezuela del dictador Maduro a que acepte su ayuda humanitaria

Imágenes de memorias, guiones y fotografías de “Gabo” están en Internet