in ,

Régimen explota a trabajadores en los campos sin pagarles un peso

Campamento Juan Vitalio Acuña/Foto de Cubanet
Campamento Juan Vitalio Acuña/Foto de Cubanet

Desde hace seis meses miles de trabajadores en los campos agrícolas son explotados por el Régimen, sin pagarles un peso. Los campamentos no cuentan con el equipamiento adecuado y deben vivir como animales, entre colchones rotos y suciedad. Mientras sus “jefes viven como reyes”, los obreros se rebuscan sus días libres para ganar algo de dinero que les permita sobrevivir.

“¿Cómo se dice cuando uno trabaja como un animal y no le pagan? Los jefes de aquí viven como reyes, no se sabe de dónde sacan el dinero porque los obreros llevamos casi seis meses sin cobrar”, confiesa Daniel Aliega Figueredo a Cubanet, un obrero del Campamento de Producción Agrícola Juan Vitalio Acuña, en Mayabeque.

NOTICIAS RELACIONADAS: Vivir en los campos cubanos es todo un desastre (+VIDEO)

Según los mismos trabajadores, se les debe más de 30 mil pesos a cada obrero, producto de su trabajo en una cosecha de boniato, una de maíz y otra de frijoles. Los pagos de sus salarios nunca llegaron porque fueron utilizados para pagar un préstamo que tenía el campamento con la banca.

“Los frijoles dejaron un millón y medio de pesos, pero el boniato y el maíz aportaron otra buena cantidad”, informa Aliega. “No han querido decir de cuánto es la deuda con el banco, pero es imposible que pase de los cien mil pesos. ¿Y el otro dinero a dónde se fue? Y si habían sacado un crédito, ¿en qué utilizaron ese dinero que por el campamento no pasó?”.

Lejos de la familia

Los trabajadores, como Yusniel Vázquez Chamizo, se lamentan que sus esfuerzos sean tan mal remunerados, debido al sacrificio que representa para ellos haber dejado sola a la familia para dedicarse a labrar los campos. La inseguridad del lugar los expone cada noche, donde deben dormir con un ojo abierto y otro cerrado.

“Nos tratan como a ‘sin tierras’, dejamos la familia para poder ayudarlos desde aquí y resulta que estamos pasando más trabajo del que pasábamos allá”.

Los agricultores del Juan Vitalio Acuña explican que se sustentan trabajando los domingos como jornaleros de los campesinos de la zona. Una sección de ocho horas les reporta entre sesenta y ochenta pesos.

Sin condiciones

Robos, suciedad y violencia es lo que sí abunda en los campamentos. Los obreros comparten el lugar con muchos damnificados del huracán Sandy, quienes se quedaron a vivir en el lugar luego de quedar sin viviendas.

RECOMENDADO: Obreros del carbón en la provincia de Artemisa se quejan por los bajos salarios

“El Gobierno nunca les entregó materiales para levantar de nuevo su casa y tuvieron que venir a trabajar para tener aunque sea un cuartico donde dormir. La esperanza es cobrar la deuda y, en dos o tres años, si se normaliza la situación con los pagos reunir y comprar una casita para traer al resto de la familia”.

Los baños son colectivos y el agua es almacenada en galones. Cuando llega la hora de cocinar, después de todo el día trabajando, tienen que “hacer una fogata en el patio y plantar los calderos porque el campamento tampoco tiene cocina”.

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es verdad que “autonomía, efectividad y competitividad” necesitan más flexibilidad, pero no es suficiente.

¿Sirven para algo las reformas de las empresas estatales castristas?

Foto: Eliécer Ávila. Tomada de Gaceta de La Habana.

Eliecer Ávila ratificado como presidente de Somos+