in ,

Adonis Milán, el director teatral censurado en Cuba

El joven es el creador de ‘Máquina Hamlet’, una alegoría de la Alemania dictadora

El director teatral se ha enfrentado a la censura en su país / Foto: cortesía.

Su vocación por el teatro viene de su historia familiar, una historia familiar marcada por el abandono y la dramatización. Nació en 1993, un año antes de que su padre se fuera en lancha a Estados Unidos. De meses, su madre lo llevó y “participó” en el Maleconazo. Todo eso está registrado en el cuerpo y alma de Adonis Milán, director teatral cubano. Y ahora, se enfrenta a la censura en Cuba.

Diario de Cuba publicó una entrevista en exclusiva después del éxito de su puesta ‘Máquina Hamlet’, en noviembre pasado.

Por eso el teatro es para él la posibilidad de buscar un espacio de liberación, donde eclosiona, rompe normas, quiebra dictaduras. El teatro es para él “la posibilidad de mostrar esa Cuba decadente y desarraigada en la cual vivimos“.

 

Censura artística

A la pregunta “cuándo y porqué decides crear Perséfone Teatro“, Milán respondió:

“Después de haber pasado varios cursos y haber sido asistente de dirección de un grupo teatral ya quería formar mi propia agrupación, donde darle cuerpo y lenguaje a mi visión sobre la escena y los actores

Perséfone Teatro es un grupo independiente y nace a mediados de 2015. Tiene su primer gran estreno con la obra ‘El árbol de los gatos’. Esta obra se presenta en un espacio alternativo llamado La Cobija, en Centro Habana, y también se logra presentar en el Teatro Raquel Revuelta del Vedado, relata el texto.

NOTA RELACIONADA: La Asociación Hermanos Saíz expulsa al director de teatro Adonis Milán por su actitud contestataria

Milán siempre ha tenido vínculos con las instituciones culturales. Pidió a la Asociación Hermanos Saíz (AHS) el teatro La Madriguera, en Centro Habana, que estaba en desuso. En espacio estrenó un par de obras exitosas.

La otra cara de la moneda es la que ha desatado la censura contra él por ‘Máquina Hamlet’, “un texto del alemán Heiner Müeller y donde la alegoría más o menos explícita a la antigua Alemania comunista y a los dictadores en la figura de un rey hace una analogía perfecta con Fidel Castro“.

Esta obra se logra estrenar en La Habana a sala llena y muy buena acogida por la crítica especializada.

“Sin embargo, la AHS solo programa dos puestas en escena en un teatro que permanece cerrado casi todo el año, alegando que los técnicos tienen otras obligaciones de trabajo. La segunda vez casi no se llega a poner porque los operarios demoraron en llegar”

Luego viene la censura de la obra en Santiago de Cuba, en su segunda puesta, “debido a la cercanía del primer aniversario de la muerte de Fidel Castro y el acoso hacia mi persona por la Seguridad del Estado para que cesara mis vínculos con artistas independientes”, revela la entrevista.

Redacción Cubanos por el Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Dos años y 16 millones de dólares: el acuerdo de Yonder Alonso con los Indios de Cleveland

Conozca la historia de precariedades de libreros del casco histórico