in

Falsa alerta sobre ataque con misil en Hawái causa pánico en la población

Las autoridades llamaron a la calma a la población.
El mensaje que desmentía el ataque con misil lo enviaron lo envió el Gobierno vía Twitter / Foto: cortesía Twitter.
 

Se «multiplicó» la tensión entre residentes y visitantes en Hawái este sábado. Todo por un mensaje de texto enviado a los móviles. El contenido era una alerta sobre una supuesta amenaza de un misil balístico contra las islas.

La alerta, reporta el sitio web Telemundo47, la enviaron a alrededor de las 8.00 de la mañana, y decía: “un misil va hacia Hawái”. Recomendaban a todo aquel en suelo hawaiano que buscaran refugio.

“Esto no es una prueba“, aclaraba el mensaje. Quince minutos después, el Estado aclaró vía Twitter que se trataba de un error.

El senador Brian Schatz aseguró:

No hay amenaza de misil a Hawái (…) Fue una falsa alarma basada en error humano”

Esta alarma «se enciende» “en momentos de tensión entre el gobierno estadounidense y el régimen norcoreano, que se encuentra perfeccionando sus misiles nucleares”, sostiene la publicación digital.

NOTA RELACIONADA: EEUU: Hawaii se prepara ante la creciente posibilidad de un ataque nuclear 

En consecuencia, relata El País, Hawái activó de nuevo en diciembre pasado su sistema de sirenas por alarma nuclear. Llevaba 25 en desuso. Desde ahora, “se pondrá a prueba el primer día laborable de cada mes“.

“Se trata del primer estado en implantar estas pruebas ante la escalada de tensión con Corea del Norte y la amenaza que eso supone en un territorio alcanzable por sus misiles

Redacción Cubanos por el Mundo.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Raúl Castro junto a la plana mayor del régimen cubano en un acto de inhumación de soldados

¿Preparándose? Raúl Castro inhuma a soldados en mausoleo donde él será enterrado

Barack Obama y Raúl Castro. Foto archivo

Abolir beneficios migratorios: El último regalo de Obama a Castro