in ,

Hace 20 años el régimen demolió su casa y aún espera la nueva

Caridad Regla Barrios/Foto de Diario De Cuba
Caridad Regla Barrios/Foto de Diario De Cuba
Loading...

Caridad Regla Barrios Morales, ya tiene 70 años y, como ella misma afirma, llegó a la vejez sin un techo propio gracias a la decadente política comunista. Fue hace 20 años cuando las autoridades demolieron su casa, en la que vivió 27 años, pero que por su deterioro debió ser derribada. Desde entonces está registrada como un “caso social” ante los entes oficiales, a la espera de solución a su problema de vivienda.

“Fui declarada un caso social, por tener dos hijos, uno de ellos con trastorno mental. Estaba divorciada y sin empleo. Viví agregada en la casa de un familiar durante muchos años, esperando respuesta a mi caso” confesó a Diario De Cuba.

NOTICIAS RELACIONADAS: La dictadura deja caer las viviendas del pueblo pero invierte en la zona hotelera

Loading...

El 12 de marzo de 2007, una década después, fue citada por el gobierno municipal de Arroyo y al acudir al llamado, la funcionaria Mercedes Acosta le entregó un documento, un acuerdo de la administración municipal, en la que le fue asignaba una vivienda, “que jamás vi” aseguró.

Una burla

La anciana espero varios meses y ante la falta de avance en el proceso de entrega de la vivienda, decidió regresar a la oficina donde le informaron sobre el beneficio. La atendieron de mala manera y le indicaron que debía esperar la llamada.

Loading...

“Argumentó que debía esperar a que me llamaran, pero jamás lo hicieron. Estuve rodando de un sitio a otro en casas de familiares y amigos que me apoyaron”.

Para su asombro, el año pasado las autoridades la llamaron para adjudicarle una parcela en calle C entre Laguna y Güinera, reparto Mendoza. Aunque Caridad no tenía ni somera idea de cómo haría para construir su casa siendo tan pobre, siguió adelante dándole a la fe la posibilidad de obrar un milagro. Sin embargo, ni a la fe quiere dejarla sobrevivir este régimen, quien condicionó el beneficio al levantamiento de la vivienda en un lapso no superior a 12 meses, o le sería quitada la propiedad.

Luchar es la opción

Pese a eso, como la mayoría de los cubanos, acostumbrada a luchar, a ser resiliente, Caridad decidió seguir tocando puertas.

“Con lo caros que están los materiales de construcción, ¿con qué recursos voy a emprender una obra en un tiempo tan corto? Me dirigí entonces a la Dirección Municipal de la Vivienda de Arroyo Naranjo, a ver a la compañera Ivón, que atiende la sección de subsidios. Me dijo que no me podía ayudar, sin argumentar las razones. Me han sorprendido los 70 años rodando de un lado a otro, buscando solución a mi caso. Creo que mi destino será morir en la calle”, lamenta Caridad Regla.

Se le consultó a Caridad Estévez Rodríguez, una antigua especialista de subsidios de Arroyo Naranjo que ahora labora en Playa, sobre el caso de Caridad.

“Lo recuerdo bien porque cuando asumí el cargo su expediente ya estaba ‘engavetado’ desde hacía tiempo. Le fueron dando largas para ver si se cansaba y no reclamaba más, pero resultó un hueso duro. Ahora no saben cómo salir de ella. Los mismos hechos han ocurrido y siguen ocurriendo, y hasta peores, con total impunidad, ese es un caso entre miles”, concluye.

Redacción Cubanos Por El Mundo

Written by Karelis García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Presidente de Rusia, Vladímir Putin

Putin asegura que el comunismo se asemeja el cristianismo

Arianna López, opositora en huelga de hambre

Se deteriora la salud de una activista en huelga de hambre