in ,

El horror de la Cabaña de Tania Bruguera muestra la impiedad del régimen castrista

Tania Bruguera presentó su obra a principios de febrero en el Museo de Arte Moderno de Nueva York

Obra “Sin título, Habana 2000" de Tania Bruguera/ Foto de Martí Noticias
Obra “Sin título, Habana 2000" de Tania Bruguera/ Foto de Martí Noticias
 

Un túnel, oscuro y desprolijo, representa un breve recorrido histórico de los años 60 en Cuba, cuando comenzó la saña comunista a masacrar los Derechos Humanos en la Isla, mediante toda clase de abusos y torturas a los opositores del régimen. Un capítulo de la represión que la artista Tania Bruguera buscó proyectar en el Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York a principio de febrero. Según Martí Noticias.

La experiencia ha sido exitosa. La sensación de quienes visitan la obra, caminando sobre el bagazo de caña de azúcar, entre penumbras y con cuerpos humanos al desnudo, resulta estremecedora por su significado y por la dimensión humana que lleva consigo en cada rincón de su diseño.

“Para mí no es una provocación. Para mí es un documento histórico de un artista. Para mí, es una obra que trata de retratar un momento específico que desgraciadamente todavía existe, que esperamos en un futuro no exista más, hay artistas que han trabajado momentos de la historia, muy específicos, que con el tiempo, se convierten en un recordatorio de lo que no se debe hacer; un recordatorio de las barbaridades, las atrocidades que pudieron existir en ciertos momentos”, explica la artista.

El montaje escenográfico semeja el interior de la Fortaleza de La Cabaña, testigo del cautiverio político, las torturas y los asesinatos extrajudiciales de decenas de opositores a la Revolución castrista durante la década de los 60.

Obra censurada en Cuba

Hace 18 años la obra fue excluida de la Séptima Bienal de La Habana, en el año 2000, por incluir hombres desnudos, junto a cortos de fusilados por la revolución castrista. En aquella ocasión, la instalación de Bruguera se montó precisamente en La Cabaña, ubicada en la entrada del puerto habanero. La misma fue censurada y desmontada por las instituciones culturales del régimen, no por los cuerpos desnudos sino por el mensaje de la obra, aseguró Bruguera.

“La idea era mostrar precisamente cómo funciona, desde dos cuerpos diferentes, la idea de la vulnerabilidad y cómo el poder, la gente que está en el poder, trabaja y manipula la idea de la vulnerabilidad. Pero como los cuerpos de esa gente que está invisible, esa gente que no se ve, son verdaderamente vulnerables, los que no tienen voz, o los que no tienen oportunidad de ser vistos” dice la artista.

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dólares estadounidenses

“Alivio de deuda muy importante” plantean acreedores comerciales de Cuba

Harley Davidson Cuba / Imagen Archivo

‘Harlistas cubanos’: atractivo encuentro sobre ruedas en Varadero