in ,

Inmigrantes evitan centros de salud por miedo a ser deportados

Desde noviembre la mayoría de los inmigrantes en el país viven temerosos a las acciones de «La Migra»

Inmigrantes protestando frente a oficinas de inmigración en Florida
Inmigrantes protestando frente a oficinas de inmigración en Florida / Foto: Twitter

El miedo crece a la par con la cacería de brujas que mantiene la gestión del presidente Donald Trump hacía los extranjeros en EEUU. Algunos inmigrantes confiesan que “esperan estarse muriendo” para acudir a una clínica ante la posibilidad de que sean detenidos por funcionarios del ICE. La situación comenzó en noviembre. Según publicación de Cal Health Report.

Un estudio reciente de la Kaiser Family Foundation encontró que el temor a la deportación es generalizado y empuja a algunas familias inmigrantes a disminuir el uso de la atención médica. Los investigadores entrevistaron a 100 padres en familias inmigrantes en todo el país, incluso en Los Ángeles, Oakland, Fresno y San Diego. También hablaron con pediatras y clínicas que atienden a inmigrantes.

Tere, una mujer inmigrante de 35 años que vive en Oxnard, California, protagoniza uno de los casos mencionados. Dio su testimonio en completo anonimato. Hace varias semanas sufrió un fuerte dolor de oído, el cual la obligó a acudir al médico dos semanas después de sobrellevar los síntomas, todo por el terror a ser capturada por agentes de “la Migra”, desplegada en muchas redadas a lo largo de todo el país.

“A menos que sea una emergencia absoluta, que sienta que me estoy muriendo, prefiero no salir… no quiero arriesgarme”, confesó Tere.

La mujer tras la larga espera para chequear su malestar se complicó y debió acudir a una sala de emergencia.

Salud en peligro

Genevieve Flores-Haro, directora asociada de la organización Mixteco/Indigena Community Organizing Project (MICO) en el condado de Ventura, asegura que no buscar atención médica pone en riesgo a las personas, empeora algunos padecimientos e incluso puede conducir a la muerte.

«Desde noviembre pasado (2016) ha habido un temor que ha entrado en nuestras comunidades de inmigrantes, y lo hemos visto personalmente. Incluso dentro de nuestros propios servicios, gente que quería hablar con nosotros, nos darán su nombre pero no su número de teléfono. Entonces tenemos que asegurarnos, está bien, es seguro, nada va a suceder», explicó.

Sin garantías

Sherri Willis, oficial de Información Pública, indicó que es un desafío para los proveedores de servicios de salud asegurar a los clientes que están completamente seguros, dado que no tienen control sobre lo que podría sucederles fuera de la clínica o el hospital.

«No es tanto lo que sucede en el consultorio del médico como el viaje al consultorio del médico y el regreso. No podemos comentar sobre qué tan seguro es llegar a esas instalaciones y regresar a casa».

En MICOP, el número de familias que se inscriben o vuelven a inscribir a sus hijos en Medi-Cal, la versión estatal de Medicaid, se ha reducido a la mitad en comparación con el año pasado, dijo Flores-Haro.

«En nuestro año más activo, procesamos 300 solicitudes por mes, y ese año bajó a un promedio de 150», dijo. «Estamos hablando incluso de familias donde sus hijos son ciudadanos que no están optando por inscribirse o volver a inscribirse, por temor a que la información se remontará a ellos».

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Almohadillas sanitarias para mujeres

Reviviendo el periodo especial: No hay almohadillas sanitarias en Cuba

Randy Alonso y Luis Almagro / CPEM

Randy Alonso arremete contra Almagro: «Guárdese sus consejos que nadie se los pidió»