in ,

La solidaridad del Régimen no es para los cubanos, es para hacer política

Donativos van y vienen al exterior mientras la pobreza en el país alcanza a cerca del 80% de la población

Pobreza cuba
Pobreza cuba/Captura de pantalla
 

Cuba es reconocida en el exterior por su “solidaridad”, ya sea por la ayuda ofrecida ante desastres naturales o por la asistencia de sus brigadas médicas en países foráneos. Sea por una cosa o la otra, eso es precisamente lo contrario a lo que ocurre dentro de la Isla. En Cuba se combate a la riqueza, no a la pobreza que alcanza a cerca del 80% de su población.

Un medio oficial publicó el pasado 10 de febrero, que el régimen castrista es reconocido internacionalmente por asistir a otros países en sus problemas, además de promover el acceso a “derechos humanos esenciales”. Inevitablemente, ese contraste choca con la escandalosa realidad que agobia a los cubanos, reprimidos, cansados, hambrientos y muchos a punto de ser aplastados por viviendas al borde del colapso.

“Cuba es reconocida a nivel internacional por su asistencia a otras naciones del mundo no solo en caso de desastres naturales, sino también para que otros pueblos tengan acceso a derechos humanos esenciales como la salud y la educación”, dice María Josefina Arce, en Radio HC.

Sin embargo, hay otros aspectos más trascendentes, otros numeritos rojos, por los cuales Cuba es mucho más reconocida en el exterior. Los millones de inmigrantes cubanos en diferentes países del mundo, es uno de ellos, por dar un ejemplo. No salen de su país a padecer como extranjeros ni por el humanismo ni por la solidaridad oficial cubana. Otra causa que hace reconocida a Cuba en el exterior son las múltiples denuncias sobre violaciones a los Derechos Humanos, aunque la mayoría sólo sirva de registro.

Modelo hipócrita

La nota continúa diciendo que El Salvador, por ejemplo, es uno de los países que conoce y valora altamente la postura solidaria de la Mayor de las Antillas. Se hacen de la vista gorda a la realidad cubana, parece conveniente.

“En un encuentro en la cancillería del estado centroamericano se destacó el modelo cubano de cooperación de carácter solidario, desinteresado y humanista, distante de ayudas oficiales más rimbombantes que eficientes”.

A la autora de la nota es necesario recordarle que ningún gobierno o régimen podría presumir de los atributos mencionados, “solidario”, “humanista” y “desinteresado”, cuando se adueña de la vida de sus ciudadanos, controlando sí trabajan y en qué, imponiéndoles la pobreza como sistema de vida y oprimiendo cualquier iniciativa de cambio o crítica al régimen.

Emprendimiento limitado

Los cubanos tienen en promedio, un salario de 30 dólares al mes, el más bajo del continente y probablemente del mundo. Las penurias y la represión han llevado a miles de almas a perderse sobre balsas en el mar en casi 60 años de “humanismo” castrista. En el año 2016 se permitió el trabajo independiente, es decir, el régimen otorga permisos de trabajo sujetos a su capricho. Lo que quiere decir que, trabajar en Cuba no es un derecho, es un privilegio concedido por el estado.

No conforme con esto, recientemente se anunció el aumento de los impuestos que se pagan por ser cuentapropista y se redujo la cantidad de actividades permitida a una sola.

En la Salud también

Arce celebra la ayuda de las autoridades cubanas a otras naciones en materia médica. Otra bofetada a la realidad nacional, en la que los hospitales funcionan con sus pabellones contaminados, se llueven y no hay ni sábanas para las camas viejas y deterioradas.

“Más de un cuarto de millón de médicos y otros profesionales y técnicos de la salud han servido en el exterior en las últimas cinco décadas y ahora mismo unos 50 mil cumplen misiones en más de 60 países”, defiende Arce, quien olvida que muchos de esos galenos han desertado de las misiones por la explotación absurda del régimen, que se queda con el 75% de sus salarios.

Además de lo anterior, es sabido que dichas misiones internacionales no son de gratis, esconden algún intercambio de tipo comercial o político. En la Isla también tiene un costo alto, el de miles de cubanos que son mal atendidos en los centros de salud por falta de médicos y por fallas en los suministros médicos.

Los medios oficiales y sus palangres seguirán mintiendo, seguirán serviles a la injusticia y las falacias castristas, pero también seguirán siendo desmentidos por estas líneas, por el sentido común, por la realidad cruel, por la historia misma.

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tomando las fotos de “los quince” (Cortesía)

He allí el dilema: Celebrar “los quince” o graduarse de la universidad en Cuba

Vendedores de Flores / Imagen Archivo

Continúa el acecho contra vendedores de flores en la Habana Vieja