in

El valor de un par de zapatos usados para un corredor en Cuba

One World Running, una iniciativa promueve la salud, la actividad física y la nutrición recolectando, limpiando y distribuyendo a personas necesitadas zapatillas para correr

One World Running in Cuba
One World Running in Cuba
 

Para un maratonista estadounidense, un par de zapatos usados para correr no es precisamente la opción predilecta. Es común adquirir de distintos colores, marcas e incluso apilarlos en un closet para usar el que combine y dejar a un lado el que ya “no gusta tanto”. Estos que “ya no gustan” son un verdadero tesoro en algunos países del mundo, regiones empobrecidas en las que los corredores no corren con la misma suerte.

Cuba sin duda es ejemplo de ello. Un país cuyo salario mensual equivale aproximadamente a 25 dólares americanos y un galón de leche al menos unos 8 dólares, ya sabemos qué pasará cuando piense en adquirir un par de zapatos Nike que rondan los 69 dólares. Es sencillamente un lujo que la mayoría de los cubanos no puede pagar.

Ahí entra One World Running, una iniciativa promueve la salud, la actividad física y la nutrición recolectando, limpiando y distribuyendo a personas necesitadas zapatillas para correr. Fundada en 1986 por el periodista deportivo Mike Sandrock, One World Running ha distribuido miles de pares de zapatos a nivel mundial.

En su mayoría, los zapatos provienen de individuos, clubes de running o unidades de calzado Girl Scouts. Los zapatos son donados mediante tiendas en funcionamiento o se envían a la sede de OWR, y una lavandería de Boulder, Community Plaza, dona sus servicios para lavar los zapatos.

Los zapatos que están en malas condiciones se envían a Nike en Beaverton, Oregón, donde se muelen y se convierten en pistas de atletismo y áreas de juego; los que están en condiciones nuevas o casi nuevas se distribuyen a través de envíos o viajes de servicio atendidos por voluntarios.

Voluntarios en Cuba

Recientemente, Sandrock y su directora, Ana Weir, acompañaron a un equipo de voluntarios a Cuba, donde distribuyeron más de 150 pares de zapatos (incluyendo zapatos nuevos donados por Brooks Running ), junto con sombreros, camisas y bolsos, para corredores en la ciudad de Baracoa.

Se trata de un viaje anual para OWR, que ayuda a la comunidad local en la carrera de La Farola, una carrera de 18 millas y sobre las montañas Cuchillas de Baracoa. Otros viajes de servicio programados para 2018 incluyen a Belice en abril y Honduras en junio: se necesitan voluntarios y voluntarios para ambos. Para obtener más información, envíe un correo electrónico a la directora Ana Weir a [email protected], o visite oneworldrunning.com .

Redacción Cubanos por el Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emilio Cueto habla en una reunión del Valley Byliners Club en Harlingen. (Foto: Mario Muñoz / RGG)

“Ni Cuba ni Estados Unidos” quieren romper relaciones, según Emilio Cueto

Dólares estadounidenses

“Alivio de deuda muy importante” plantean acreedores comerciales de Cuba