in

Café Obrador, un espacio de libertad en Santa Clara, Cuba

Obrador es el único café en el que es posible tomar asiento y degustar la bebida. Foto Marcelo Hernández
Obrador es el único café en el que es posible tomar asiento y degustar la bebida. Foto Marcelo Hernández
Loading...

Pionero, autentico, creativo, inspiracional y único. El Café Obrador, propiedad de Yaikel Águila Camacho, se consolida como una opción, un espacio de libertad en medio de Santa Clara, Cuba, según reseña Cubanet.

Hace cuatro años, y tras la apertura del trabajo por cuenta propia, Santa Clara comenzó a atestarse de cafeterías particulares. Antes no existía en el centro de la ciudad, un lugar propicio para consumir café en sus variedades hasta que surgió “Obrador”.

Es el único café en el que es posible tomar asiento y degustar la bebida, mientras se escucha música o se disfruta de una atrevida exposición de pinturas y fotografías.

Loading...

DE SU INTERÉS: Estéticas caninas: un ejemplo de la tenacidad del cuentapropista cubano

Es actualmente el sitio más frecuentado por universitarios, artistas y visitantes foráneos que deambulan alrededor de la plaza central ante la poca, nula, o pésima calidad de lo que ofrecen los establecimientos estatales.

Loading...

Origen

Águila Camacho cuenta que Obrador surgió de un sueño.

“Nació de la necesidad de crear. El 17 de abril de 2011 me senté y escribí todo el proyecto. Por supuesto, no tenía economía para concretarlo, pero el nivel de riesgo y de deseo me hizo fuerte. Hice un esfuerzo extraordinario. Ahorré hasta el último medio porque se trataba de no depender de nadie, sino del resultado del esfuerzo propio”.

Obrador es la consecuencia concreta y trascendente de todo lo que Yaikel ama, tanto el mundo de las artes, como tomarse un café con un amigo. Quiso unir su experiencia en un mismo sitio y ahora el lugar “tiene una repercusión internacional”.

Café Obrador nació de la necesidad de crear. Foto Marcelo Hernández
Café Obrador nació de la necesidad de crear. Foto Marcelo Hernández

En Obrador los clientes no sólo pueden ir a tomar café. Encontrarán las obras de artistas, podrán ver un lindo libro impreso, disfrutarán de obras expuestas en las paredes.

“Las personas que nos frecuentan pueden empaparse con el arte”, señaló Águila Camacho.

Las publicaciones Obrador ostentan toda la infraestructura de las típicas casas editoras. Impresos en Canadá, los libros, en su mayoría de autores villaclareños como Mildre Hernández o Yamil Díaz, poseen una excelente factura y diseño.

Estas obras son comercializados fuera de Cuba porque dentro del país está prohibida su venta.

“Nos escriben muchos escritores. Ojalá tuviéramos más capacidad para publicar todo lo que queremos. Llevamos un proceso riguroso de selección de las obras y las ilustraciones para que tengan calidad en contenido y forma. Estaríamos encantadísimos de que se pudieran vender en Cuba, pero conocemos las normas”, detalló la escritora.

De la dueña

Yaikel Águila Camacho se hizo un propio concepto de prosperidad. Ya le habían enseñado persistencia y con ambas alcanzó su sueño.

Yaikel Águila Camacho, dueña del café Obrador
Yaikel Águila Camacho, dueña del café Obrador. Foto Marcelo Hernández

Muy joven se insertó en el circuito santaclareño de escritores y artistas y allí la sedujo la literatura, Escribió hasta que la venida del Período Especial le produjo una ruptura en su vida social citadina.

Como muchos otros cubanos se vio obligada a marchar al campo, y a trabajar por ocho años la tierra, a curtirse la piel y desgarrarse las manos.

Se había transformado en una campesina de las que sueñan con asistir a exposiciones plásticas, con publicar libros, con entrar al teatro.

“Mi vida ha sido azarosa, justamente por querer trabajar siempre en lo que he amado. No he querido hacer nada que esté en contra de mí misma”, responde.

Para lograr cierta bonanza, Yaikel se dedicó a la confección de vitrales sin conocer prácticamente del asunto.

“Un día llegué a una iglesia y les dije que podía hacerles los vitrales, y los hice. Me dediqué al cristal por doce años, aunque al principio no sabía ni cómo cortarlos. Siempre he trabajado independiente. Cuando tuve mi niño decidí viajar al extranjero”.

Después de algunos tropiezos marchó a Canadá y ahora es la dueña de Obrador, el café-galería-editorial más popular de la capital villaclareña.

Redacción Cubanos por el Mundo

Written by Dayana Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Martin Dihigo con su hijo Gilberto, cuando este era todavía un chico.

Hijo de Martín Dihigo presenta segunda edición del libro: “Mi Padre, el Inmortal”

Lourdes Gurriel Jr

Aledmys Díaz y Lourdes Gurriel Jr., se incorporan a los campos de entrenamiento de Toronto