in ,

En el zoológico Sancti Spíritus se instauró la revolución

Ni el zoológico El Bosque uno de los pulmones verdes más importantes y menos aprovechados de Cuba, ni el parque infantil Los Caballitos son lugares atractivos a los niños

En el zoológico hay animales longevos, sin ganas ni fuerza para procrear. Foto Juventud Rebelde
En el zoológico hay animales longevos, sin ganas ni fuerza para procrear. Foto Juventud Rebelde
----- Publicidad ---

La explotación del régimen a los cubanos no es tan diferente a la que sufren los animales en Cuba y aunque la comparación debería ser al revés, ante los ojos del opresor hay una gran diferencia entre ambos tipos de criaturas y es que, los primeros votan y sirven para seguir manteniendo la dictadura en el poder, los segundos confinados en un zoológico, no.

Ese pensamiento de explotación, llegó al zoológico Sancti Spíritus, una de las dos únicas atracciones para el esparcimiento de las familias del lugar. Y aunque en medio de la crisis, el humano busca primero la supervivencia, la adaptación a la realidad ha hecho necesario mecanismos para la distracción y por ende exigen mejoras en esos espacios.

Ni el zoológico El Bosque uno de los pulmones verdes más importantes y menos aprovechados de Cuba, ni el parque infantil Los Caballitos son lugares atractivos a los niños, pero eso es lo único que hay en Sancti Spíritus que se pueda pagar en moneda nacional.

Zoo

En el zoológico hay animales longevos, sin ganas ni fuerza para procrear, en condiciones de hábitat poco favorables, desnutridos, presos, sin mayores actividades de entrenamiento y desesperados por huir. Cualquier realidad con la población cubana es mera coincidencia.

LEA TAMBIÉN: Zoológico: La serie más vista clandestinamente por los cubanos en el ‘Paquete semanal’ (+VIDEO)

Aun así los domingos se acercan alrededor de dos mil personas tratando de buscan un ambiente diferente, según señala Cubadebate.

Loreta Pérez, madre espirituana, asegura que cuando su hija era pequeña y no podía elegir la llevaba al zoológico casi todos los fines de semana.

“Ahora que ya está más grande nadie la convence. Imagínate, los animales aquí son bastante viejos. Si quieres pasarte el día no encuentras mucho que comer. Para el helado la cola se hace kilométrica y a veces no alcanza”, describe la asidua al lugar.

Nancy Paz Muñoz, administradora de la entidad desde hace 13 años, explicó que están a su cargo 233 animales de una veintena de especies entre aves, reptiles y mamíferos; y una frondosa vegetación constituida por gigantescos pinos y otros tipos de árboles.

 “En varias ocasiones nos ha golpeado mucho la falta de alimentación. También hemos presentado situaciones muy tensas porque no siempre tenemos con qué adormecer los animales y tenemos que salir a la calle”, explicó.

Esta situación genera que los animales, sobre todo las leonas, hienas y pardos, no proyecten una imagen saludable, y todo ello influya en la compleja reproducción en cautiverio.

“Nuestra colección es muy adulta. Nos ha costado mucho trabajo lograr reponerla con la llegada de nuevos ejemplares. Las aves son el mayor número”, asegura Paz Muñoz.

Destrucción

En cuanto a las instalaciones no es diferente. Los estanques no tienen casi agua, las jaulas están casi destruidas por el paso del tiempo y las extensas áreas naturales están desaprovechadas.

El régimen anunció un proyecto de recuperación que se debe concluir antes del inicio de las vacaciones, pero en la dictadura castrista unas vacaciones se pueden convertir en 10 años de espera o más.

Hay que recordar que el zoológico como todas las instituciones en Cuba, son administradas por el régimen y su estado es exclusivamente responsabilidad del Estado.

La gente se queja de que en el zoo no consigue alimentos para el día y eso es producto también de que las cadenas de distribución del Estado prioriza los espacios recreacionales donde llegan los turistas y deja de último los espacios de esparcimiento a donde acuden los cubanos.

Quizá otra cosa fuera si los animales votaran. Vivirían en las mismas deplorables circunstancias y con la misma falta de alimentos, pero por lo menos recibirían un discurso engañoso sobre la resistencia contra el imperialismo a costa de lo que sea. Ese que reciben como si fuera un disco rayado los cubanos.

Pero al final, la realidad de la explotación y el ensañamiento en contra del desarrollo del pueblo es la misma. La misma revolución cubana para humanos y animales.

Redacción Cubanos por el Mundo

----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Néstor Cortés

Otro santiaguero cerca de ser Grandes Ligas con Baltimore

Por cada 100 hombres en pobreza hay 107 mujeres. Foto archivo

Alertan sobre ‘feminización de la pobreza’ en Venezuela