in ,

Agricultores en Parque Nacional Viñales: “Nos están cazando como si fuéramos animales salvajes”

Los campesinos escribieron al ministro del Interior para denunciar la impunidad en el lugar

Sierra del Infierno, en el Parque Nacional Viñales, Pinar del Río/Captura de pantalla
 

El Parque Nacional Viñales, en Pinar del Río, es parte de las Áreas Protegidas de Cuba, desde 1998, y es Paisaje Cultural de la Humanidad, desde 1999. Pese a su valor patrimonial, hoy está amenazada por los intereses lucrativos y la delincuencia que opera en complicidad de las autoridades, para perseguir a los defensores de su biodiversidad y conservación.

La denuncia la hace el doctor en Ciencias Biológicas Ariel Ruiz Urquiola, residente en la Sierra del Infierno, perteneciente al Parque. Sus denuncias desde hace cuatro años ante diversos organismos encargados del medio ambiente, señalando prácticas contrarias al cuidado del patrimonio natural, lo convirtieron en un blanco de quienes operan sin ley en la zona. Según CubaNet.

“Hemos enviado cartas advirtiendo del desastre a la administración del Parque Nacional Viñales y otras instituciones de Gobierno. La doctora en Ciencias Sociales, Graciela González Olmedo, también se unió a nuestro reclamo. Sin embargo, parece que existe complicidad de las autoridades porque los infractores actúan con impunidad”.

El biólogo llegó al lugar para desarrollar un proyecto respaldado por las universidades de La Habana y Humboldt de Berlín, trabajo que tras la ruptura con las instituciones cubanas, se convirtió en una pesadilla, debido a los ataques que deben enfrentar a diario en las tierras de su finca.

Amenazas en la Sierra

El lucro discriminado está de por medio. También llamado “El jardín de Cuba”, el Valle de Viñales adquirió un gran valor turístico durante los últimos años, con un gran impacto en la localidad de Vueltabajo. En el año 2017 cerca de 600.000 turistas visitaron la zona que hizo florecer, en unos tres años, más de mil casas de renta y unos 130 restaurantes.

LEA TAMBIÉN: El Valle de Viñales, Pinar del Rio, Cuba

Esa nueva realidad trajo consigo intereses inescrupulosos sobre los campos. La Sierra del Infierno es prueba de ello. Omara Ruiz Urquiola, quien representa legalmente el proyecto de biogranja en ausencia de su hermano Ariel, culpa los intereses lucrativos de los males que suceden actualmente.

“Están actuando como rancheadores con licencia de las autoridades para expulsarnos de la Sierra. Hay demasiada permisibilidad con las ilegalidades como para pensar que no existe complicidad entre infractores y el Gobierno local. No puede ser que haya tenido que escribir al ministro del Interior para que la policía de Viñales aceptara la denuncia contra los matones que invadieron nuestra finca”.

Daños a plantaciones

Tras varias denuncias de Ariel contra el campesino Antonio Rodríguez Rodríguez, la hacienda fue expropiada y pasó a manos de la Empresa Forestal La Palma. El lugar fue dedicado a la cría de cerdos, lo que alimentó la ilegalidad en la zona, por ser un mal uso de los suelos.

Fue así como bajo otra figura legal, Antonio Rodríguez y Acelio Álvarez Martínez, incrementaron la crianza de puercos, destruyendo a principios de marzo la mitad de las plantaciones de plátano y el 25 % de la de ñame en la finca de Ariel.

En una ocasión, ante la ausencia de Ariel en su granja, dos lugareños se metieron hasta el patio de la casa, donde Omara Ruiz Urquiola y su madre fueron sorprendidas por las amenazas que les gritaban los invasores. Nuevamente, nada sucedió, la impunidad sigue invicta en la Sierra del Infierno, donde sus celosos pobladores aseguran que no cederán su espacio.

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wisín en Chile

Wisín impone millonaria demanda contra su ex mánager

NIños cubanos rindiendo tributo al Che

Naciones Unidas ¿cómplice del abuso de niños en Cuba?