in ,

“Los regímenes comunistas se derrumbaron con cambios desde arriba y presión desde abajo”

Muchos creen que podría ser un buen momento para debilitar a la dictadura

Raúl Castro y su probable sucesor, Miguel Díaz-Canel
Raúl Castro y su probable sucesor, Miguel Díaz-Canel/Foto CPEM

El próximo 19 de abril los cambios en Cuba serán de forma, no de fondo. El relevo de la presidencia de Raúl Castro, a un sucesor aún no proclamado pero que se presume será el actual vicepresidente Miguel Díaz Canel, no significa la “entrega del poder” de ninguna manera.

Sin embargo, aunque el resto del mundo desconoce las triquiñuelas de la política cubana, muchos creen que podría ser un buen momento para debilitar a la dictadura.

“En cualquier caso, el presidente y un eventual primer ministro estarán subordinados al dictador, que seguirá siendo Raúl Castro, oficialmente hasta 2021. Es probable que, contrariamente a lo que muchos creen, Castro II concentre más que nunca su poder militar desde el Partido Comunista, para evitar posibles «tentaciones» del nuevo jefe de Estado y que se crea que lo es de verdad”, explica el analista Roberto Álvarez Quiñones, en Diario de Cuba.

A diferencia de la mayoría de los países de América Latina, en Cuba el artículo 5 de la Constitución precisa que el Partido Comunista de Cuba (PCC) «es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado», es decir, la primera fuerza de mando por encima del “presidente”, representada a través del Buró Político (BP) del partido y su primer secretario, cargo que ocupará Raúl Castro al abandonar su investidura de “Jefe de Estado.

Cubanos opinan: “Queremos cambios que den mejor nivel de vida”

“Raúl Castro seguirá como la máxima instancia del poder político, y también militar, por ser el jefe de la Junta Militar”, enfatiza Álvarez.

Hecho inédito

Lo que nadie duda es que el traspaso de cargo, más no de mando, es inédito. Durante más de medio siglo nadie diferente a los Castro ocupó el puesto. La dinastía monárquica de Fidel y Raúl Castro llega a su fin, al menos simbólicamente. Por primera vez desde 1959, el presidente del Consejo de Estado, de ser Díaz Canel, no es jefe de la Junta Militar.

“Fidel y Raúl Castro fueron siempre los jefes militares y presidentes del Consejo de Estado desde 1959. Ambas posiciones fueron ostentadas simultáneamente por una sola persona. Y esa será una incongruencia institucional que se presentará por primera vez. Según la Constitución, al presidente del Consejo de Estado le corresponde ‘desempeñar la jefatura suprema de todas las instituciones armadas’”, explica Álvarez.

Estos cambios “estéticos” sólo podrían significar algo sí son bien aprovechados por el pueblo, por la política exterior y el exilio. El analista insiste en que la experiencia histórica revela que los regímenes comunistas se derrumbaron con cambios desde arriba, pero siempre con fuerte presión desde abajo.

“A partir de abril podría elevarse la presión política para que haya cambios sustanciales. En resumen, mayor presión desde abajo, el temor arriba de que si no mueven ficha todo puede venirse abajo, una política más fuerte aún desde Washington, y menos complacencia europea con el castrismo, serían clave en esta coyuntura de cambios en la Isla” concluye Álvarez.

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edwad Snowden /Imagen de archivo.

Nueva jefa de la CIA puede ser arrestada al visitar la UE afirma Snowden

Publicidad de Kendall Toyota

Niño de Kendall Toyota involucrado en algo más que venta de vehículos (+VIDEO)