in ,

La revolución cubana tuvo ‘campos de concentración’, afirma Pablo Milanés

El cantautor fue sometido a una de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) de donde escapó para llegar a La Habana y allí lo encerraron por desacato

Pablo Milanés, cantautor cubano uno de los fundadores del Movimiento de la Nueva Trova. Foto archivo
Pablo Milanés, cantautor cubano uno de los fundadores del Movimiento de la Nueva Trova. Foto archivo
Loading...

Debe ser duro reconocer que lo que se ha creído como una revolución, se encuentra con el tiempo que no es más que una dictadura donde hay días oscuros y ‘campos de concentración’.

Así es en Cuba. Así es para el cantautor cubano Pablo Milanés, uno de los fundadores del Movimiento de la Nueva Trova y considerado entre las principales figuras de la música hispanoamericana.

Milanés quien tiene fuertes cuidados de salud por haberse sometido recientemente a un trasplante de riñón obtenido de su esposa, emprenderá un largo viaje hasta Chile para presentar su arte y por ello ofreció una entrevista al diario La tercera.

Loading...

En la conversación Milanés describió las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) que existieron en Cuba entre 1965 y 1968 como “campos de concentración”.

NOTA RELACIONADA: ¡PROHIBIDO OLVIDAR! Las UMAP y el genocidio de la homosexualidad cubana (+Video)

Loading...

Las UMAP cuartaron el carácter de al menos 50 mil jóvenes cubanos en edad militar que se negaban al adoctrinamiento de las milicias.

Según Fidel Castro, los jóvenes rebeldes debían reeducarse y en las UMAP lo lograrían a través del trabajo forzado y adoctrinamiento.

“En el primer grupo de compañeros que han ido a formar parte de las UMAP se incluyeron algunos jóvenes que no habían tenido la mejor conducta ante la vida, jóvenes que por la mala formación e influencia del medio habían tomado una senda equivocada ante la sociedad y han sido incorporados con el fin de ayudarlos para que puedan encontrar un camino acertado que les permita incorporarse a la sociedad plenamente”, señaló el dictador en 1966.

A diferencia de Castro, Milanés, quien también fue sometido en una UMAP, los califica como “librepensantes” a quienes la revolución tenía que castrar.

Detalles

Lo que hicieron en las UMAP “fue condenar a miles de muchachos jóvenes a campos de concentración simplemente porque pensaban libremente, ni siquiera porque pensaban lo contrario, sino porque eran librepensadores y tenían opiniones”, afirmó Milanés.

LEA TAMBIÉN: Cineasta Orlando Jiménez Leal: “La censura tiene hoy en Cuba la misma raíz dogmática de los años 60”

Para el artista ese acontecimiento es “un asunto muy oscuro de la historia de la Cuba revolucionaria”, del cual logró escapar para llegar a La Habana y entonces allí fue encerrado por desacato.

“Siempre lo recuerdo, pero nadie lo refleja nunca. En Cuba cuando hablo de la UMAP es como si hablara del diablo, porque es una pena que se lleva dentro, no han podido corregirla ni pedir perdón tampoco por lo que hicieron”, recordó.

El músico aseguró que ha pedido al régimen que pida perdón “pero no lo han hecho”. Asegura que no son revolucionarios y se desmarca de ellos diciendo que él, sí lo es.

Las UMAP cerraron por las protestas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, de organismos internacionales y de intelectuales extranjeros de renombre.

Ahora el régimen llevó el adoctrinamiento a la cultura, a las aulas de clase, a las instituciones en las comunidades en donde no se puede participar si no se es revolucionario.

El documental Conducta impropia, de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal, testimonia el acoso sufrido por los que fueron confinados en esos campos.

Redacción Cubanos por el Mundo

Written by Dayana Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lía Villares artista y Luis Trápaga propietario de la casa galería El Círculo. Foto archivo

Régimen rechaza demanda por objetos confiscados a artistas cubanos

Imagen del libro de Raymond Aron, filósofo, sociólogo y comentarista político francés, aseguró en su obra Democracia y totalitarismo. Foto captura

Afirman que en Cuba no existe sociedad civil legalizada