in ,

La discriminación estatal no perdona a las personas con discapacidad en Cuba

Juan Goberna, activista ciego de la Red de Cultura Inclusiva (RCI)/Foto de CubaNet
Juan Goberna, activista ciego de la Red de Cultura Inclusiva (RCI)/Foto de CubaNet

La discriminación es la constante en cualquier institución cubana, aunque sea para asistir a personas con alguna discapacidad, a ancianos o ciudadanos en condición vulnerable. Ser opositor, o peor aún, no ser parte de alguna organización “de masa gubernamental” que valide su estatus ideológico, es más que suficiente para excluir a un aspirante en busca de una ayuda social.

Así lo corrobora a sus 72 años el opositor Juan Goberna a CubaNet, quien luego de perder la visión hace seis años, acudió a la dirección municipal de Centro Habana de la Asociación Nacional de Ciegos (ANCI) en busca de ayuda, pero fue rechazado porque su ideología no estaba alineada a los estatutos de la organización estatal.

LEA TAMBIÉN: Régimen impide a activista ciego viajar a sesión de la ONU sobre personas con discapacidad

“La presidenta me dijo que debía enviar mi caso al Ministerio de Justicia para ver si yo era de los Derechos Humanos. A los quince días me dijo que debía ir a buscar mis documentos y que yo no podía ingresar en la ANCI porque mi ideología no está de acorde con los estatutos de la organización” le explicaron.

A partir de esa experiencia, el opositor lideró la creación de La Red de Cultura Inclusiva (RCI), en respuesta a esa necesidad de capacitarse para afrontar con entereza su discapacidad visual y ayudar a otros en similar condición a salir adelante, sin distingo de sus ideas o creencias.

Otras formas de exclusión

Sí por ignorancia o por simple maldad, nadie sabe, en instituciones como la Asociación cubana de Limitados Físico-Motores (ACLIFIM), también discriminan a las personas por su edad. Todo aspirante mayor de 60 años lo apartan atribuyendo sus males a la “vejez”. Sólo aquellos que tengan alguna imputación pueden ser incluidos en el ente.

“A un hombre que tiene 80 años y que tiene problemas en las rodillas, le dijeron que por la edad no podía entrar en la ACLIFIM. Si pasas de 60 años no puedes ingresar a no ser que tengas alguna amputación, porque de lo contrario te dicen que es artrosis o vejez”, asegura Acelia Carvajal, activista de la RCI.

DE SU INTERÉS: Régimen abandona casos de viviendas donde habitan niñas con discapacidad

Otro caso que muestra la injusticia institucionalizada en Cuba es el de Enrique Pérez González, que lleva 17 años luchando por una vivienda luego de ser vetado por ser opositor al régimen, además de ser expulsado de la Asociación Nacional de Sordos de Cuba al descubrir su carácter disidente. Desde entonces el régimen le ha hecho la vida cuadritos.

Más limitados

Las personas vulnerables en Cuba ven incrementadas sus limitaciones al no poder acceder a ciertos beneficios que brindan estas instituciones estatales a sus miembros, en una Isla donde conseguir equipos y recursos es cuesta arriba, mucho más para quien posea alguna discapacidad mental o física.

Al menos en la ANCI se ofrecen cursos de computación para ciegos, donde enseñan el método braille, así como técnicas para el uso del bastón. Mientras que en ACLIFIM se posibilita la compra de algunos accesorios que puedan necesitar sus asociados y en la ANSOC también se enseña el lenguaje de señas.

Estas pocas ventajas ofrecidas desde el estado a ciudadanos con alto grado de vulnerabilidad, son negadas por funcionarios indolentes y faltos de humanidad a quienes no se apegan a sus preceptos revolucionarios, en la mayoría de los casos, y a muchos otros, por cualquier extraña razón que se les ocurra para drenar su vileza. Un obrar que nada tiene que ver con el deber de un estado para con sus ciudadanos.

Redacción Cubanos Por El Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel tiene 34 empresas establecidas de 16 países, de las cuales cinco son de capital cubano. Foto prensa oficial

Dictadura castrista buscará inversores en Cumbre de las Américas

El pitcher de origen cubano José Fernández. (Foto: Giants Marlins Baseball)

José Fernández habría sido drogado para robarlo la noche del accidente