in ,

“Los cuentapropistas son revendedores que enriquecen al régimen”

La apertura impulsada desde el 2010 por Raúl Castro sólo buscaba ingresos para los pagos de nómina

Los cuentapropistas creen que están en capacidad de identificar necesidades en la sociedad y crear negocios en base a ello. Foto Archivo
Los cuentapropistas creen que están en capacidad de identificar necesidades en la sociedad y crear negocios en base a ello. Foto Archivo
Loading...

El sector privado, mejor conocido como cuentapropismo en Cuba, funciona como un mercado negro legalizado que genera tributos a las arcas del régimen pero encarece aún más el costo de la vida a los cubanos.

La apertura impulsada desde el 2010 por Raúl Castro sólo buscaba aliviar el pago de la nómina estatal, una medida que nada tuvo que ver con el bienestar del pueblo.

“Señores, no se dejen engañar, los cuentapropistas en Cuba no son más que revendedores de los gobernantes, una especie de empleado. Los escasos productos que ofrece el Estado a su pueblo y a precios desorbitantes son acaparados por los cuentapropistas y revendidos al pueblo a precios disparatados”, explica Nelson Rodríguez Chartrand, abogado y conferencista, en Panampost.

Según explica, desde hace ocho años de su incorporación, el cuentapropismo liberó a los dictadores de la carga del pago de salario a miles de trabajadores que comenzaban a sentir los efectos del déficit del fondo salarial, a través de las frecuentes demoras en los pagos.

Loading...

LEA TAMBIÉN: Régimen inaugura primer mercado mayorista de Cuba y excluye a cuentapropistas

“Fíjense si no es así, que ya solucionada esa situación, recientemente los dictadores cubanos optaron por no otorgar más licencias para cuenta propia, según ellos, de manera temporal” resalta Rodríguez.

Desangrar el bolsillo

Loading...

Otras de las ventajas que consiguió la dictadura permitiendo el trabajo “independiente”, es la de “desangrar” el ya deprimido ingreso de los cubanos.

“Para que se tenga una idea, un refresco que cuesta alrededor de 12 pesos, precio ya elevado, los cuentapropistas lo venden al pueblo hasta su precio de 20 pesos, mucho más que el salario diario de un trabajador. Así sucede con los cigarros y otros productos”, precisó el abogado.

DE SU INTERÉS: Prosperar en Cuba convierte a muchos cuentapropistas en “delincuentes”

Entre los productos citados, hizo referencia al caso de las almohadillas sanitarias femeninas, las cuales tienen un precio regulado por el estado de 1,20 pesos y en el mercado privado los cuentapropistas lo venden hasta en 10 pesos cada paquete de 10 almohadillas.

“El cuentapropismo es el mercado negro legalizado para unos pocos que desangran la pobre economía de la mayoría de los cubanos, haciendo más imposible sus vidas, mientras enriquece a los gobernantes y achica sus gastos”, concluye Rodríguez.

Redacción Cubanos Por El Mundo

Written by Karelis García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Brenna Spencer posa con un arma para su foto de graduación

Universitaria posa con un arma en la cintura y recibe una “gran cantidad de odio” en redes

Donald Trump y Vladimir Putin

Trump a Rusia: “Prepárate para un ataque con misiles a Siria”