in

Leopardo devora a un bebé en parque natural de Uganda

El menor era hijo de un guardia forestal que trabaja en el parque

Leopardo de cazería/Captura de pantalla
Leopardo de cazería/Captura de pantalla
----- Publicidad ---

Un parque de Kampala, en Uganda, terminó convertido en un escenario de pánico y terror luego de que un leopardo atacara a un bebé de tres años tras un descuido de su cuidadora.

El menor era hijo de un guardia forestal que trabaja en el parque y dejó a su pequeño al cuido de una niñera la noche del viernes, según AFP.

“La mujer no vio que el niño le había seguido. Oyó los gritos pidiendo ayuda e intervino pero ya era demasiado tarde, el leopardo había desaparecido en la maleza”, explicó un representante del parque, Bashir Hangi.

DE SU INTERÉS: Inundación de crucero en altamar: “era como estar en el Titanic” (+VIDEOS)

Según su relato el menor se encontraba a las afueras de la vivienda a cielo abierto tras seguir a la mujer, quien no se percató de la presencia del niño. De repende, la niñera escuchó los gritos y se sorprendió al ver la terrible escena: el leopardo se llevaba en sus fauces al inocente.

La mujer corrió desesperada y sin saber qué hacer para detener a la bestia, pero fue en vano, el felino se llevó consigo al bebé a lo profundo del bosque.

Búsqueda

Las primeras labores de búsqueda permitieron encontrar el cráneo del infante al día siguiente y ahora los oficiales continúan a la caza del leopardo, que tras haber ingerido carne humana se volvió un animal altamente peligroso para los habitantes de esa localidad.

“Hay una búsqueda en curso para capturar y matar al leopardo porque una vez que ha comido carne humana podría intentar comer a otro humano, es peligroso”, dijo el oficial.

Redacción Cubanos Por El Mundo

----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fue a la India por un tratamiento de belleza, pero terminó violada y decapitada

Karin y Jane Stone

Podrían demandarlo por tener un «pene chiquito»