in

Autoridades cubanas también están cuestionadas por el desastre aéreo

Accidente aéreo en La Habana. Foto de archivo
Accidente aéreo en La Habana. Foto de archivo

El Ministro del Transporte Adel Izquierdo Rodríguez ha declarado que “Global Air estaba responsabilizada del mantenimiento. Este avión lo habíamos rentado hace menos de un mes. Conservamos toda la documentación donde se refleja que la tripulación estaba certificada y apta.” La voz popular no cuestiona a los pilotos mexicanos, más bien se pregunta por el historial del fatídico aparato y su empresa.

Respetando el dolor desbordante ante las 111 víctimas, los hechos bien pudieron ocurrir antes o después, en México, Perú, Chile o Guyana, así lo indican las primeras revelaciones sobre los antecedentes de este y otros Boeing-737 bajo la administración de Damojh S.A. de C.V., también identificada con el nombre de Global Air.

DE SU INTERÉS: La bebé Alex sonreía y jugaba antes de abordar avión que se estrelló en La Habana (+VIDEO)

El periódico mexicano Milenio acaba de reproducir los testimonios acusadores del Capitán Marco Aurelio Hernández, quien compartió cabina de mando con su homólogo Jorge Luis Núñez, incluida la aeronave matriculada XA-UHZ donde este último acaba de encontrar la muerte.

Reproducimos algunos hechos muy significativos:

«Con el equipo de—fútbol— Cruz Azul, viniendo de Paraguay a México, 140 millas antes de llegar a Perú para recargar combustible tuvimos falla del motor izquierdo por calentamiento.” (Año 2012)


En igual período, Jorge Luis y yo—Marco Aurelio— recibimos en Santiago de Chile la reprimenda de un inspector del ramo: “Este avión es una cafetera, te regresas porque esta basura no va a volar en Chile’”.

Aclara al respecto que “tengo aquí en las manos el acta que levanté por falta de mantenimiento y porque el avión ya había rendido lo que había rendido en el fuselaje, ese fuselaje ya estaba vencido.”

RECOMENDADO: Guyana lista para enviar información sobre avión del accidente aéreo

Continua testimoniando el hoy dolido Capitán ante la muerte de un colega: “Se nos fue el sistema eléctrico despegando de México en una ocasión que yo venía a bordo, íbamos México-Cuba, el jefe de mantenimiento iba a bordo también, tuvimos que regresar y reparar las líneas de electricidad.”
De acuerdo con Associated Press (AP) el Boeing 737-200 de triste memoria resultó suspendido en los cielos guyaneses cuando volaba el destino Habana-Georgetown bajo identificación de la compañía hondureña EasySky, aseveró Egbert Field Director de Aviación Civil de Guyana. (Años 2016 al 17) Detalle de interés, la referida empresa es considerada “de bajo coste” por la agencia de prensa.

Si hay dudas, este 22 de mayo la redacción de Excélsior dio a conocer la decisión de la Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGAC), en cuanto a:

“Derivado del lamentable accidente ocurrido el pasado 18 de mayo, se está notificando a la empresa Aerolíneas Damojh, S.A. de C.V. el inicio de una verificación extraordinaria mayor, que cumple dos objetivos: verificar que las condiciones actuales de operación sigan cumpliendo con la normatividad, así como recopilar información para coadyuvar con la investigación del accidente. De igual forma, se está notificando a la empresa la suspensión temporal de actividades en tanto se lleva a cabo la verificación.”

Dentro de los argumentos que avalan la anterior orden está la denuncia hecha el 14 de octubre de 2013 por el ex piloto de Damojh, capitán Marco Aurelio Hernández. También se alude a un aterrizaje forzoso por fallos en el tren de aterrizaje delantero el 4 de noviembre de 2010.
La sospecha que se va convirtiendo en voz popular dice: ¿Por qué rentar los servicios de semejante entidad de la aviación?

Resulta impensable que las autoridades cubanas implicadas desconocían cuanto aquí se escribe y más en torno a la plaga de irregularidades acompañantes de Global Air. De la prensa internacional se conoce la crisis en cuanto a medios aéreos de transporte de pasajeros que acompaña a Cubana de Aviación. El beneficio de la duda apunta hacia una renta relativamente barata, por demás cercana a nuestro país.

Por cierto, las investigaciones de los desastres aéreos son lentas, meticulosas, involucran muchas variables y detalles, hasta más de un año según declaró a Univisión TV el Vicepresidente de la Flight Safety Foundation Frank Jackman esta semana.

Hay tiempo para largos informes donde las responsabilidades suelen diluirse, las causas se van divorciando del dolor causado ante la absurda muerte de cada pasajero. Queda eso sí, una frase acuñada hace décadas por la propaganda política comunista cuando de economía se trata: Hacer más con menos.

Hasta ahora la frasecita ha retado sin respuesta a los economistas. El decir popular tiene una expresión totalmente diáfana: Lo barato sale caro.

Por Mario Hechavarria Driggs

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Celulares/Foto de Juventud Rebelde

ETECSA anuncia que “pronto” habrá Internet en los celulares

damnificados en Zulueta 505

No hay solución para los damnificados de Zulueta 505