in ,

Escasez de alimentos se agudiza tras tormenta Alberto

Mientras el occidente y centro de Cuba sigue inundado, a la capital no llega nada que comer

Los vecinos hacen una larga cola para comprar el pollo del mercado racionado. Foto 14ymedio
Los vecinos hacen una larga cola para comprar el pollo del mercado racionado. Foto 14ymedio
Loading...

El desabastecimiento de alimentos ya estaba acentuado cuando llegó la tormenta subtropical Alberto. Ahora, tras una semana de inundaciones y de estar incomunicados, los alimentos no llegan a la capital. El régimen adelantó la venta de productos regulados, pero estos nunca han sido suficientes para aliviar las necesidades, según reseña 14ymedio.

Son 7 libras de arroz, 4 libras de azúcar, 20 onzas de frijoles y media libra de aceite. Pero luego de más de una semana con los comercios estatales vacíos y el mercado negro paralizado, eso se vuelve nada.

RELACIONADA: Alberto causa severos daños en viviendas y agricultura de Pinar del Río

Loading...

Eduardo, vendedor de productos en el mercado agrícola en la calle 17 y K, aseguró que los aguaceros llegaron en un momento en que ya había problemas.

“Las últimas semanas el suministro de viandas y vegetales no ha sido bueno por varias razones. Hay muchos controles en las carreteras y le ponen muchas multas a los camiones que traen productos. Además, en mayo muy pocos guajiros han podido recoger nada del campo porque no para de llover”, explicó.

Y es que, en San Antonio de los Baños, Alquízar y Güira, los surcos están anegados. En estos tres municipios de Artemisa todas las cosechas se han detenido. De aquí sale siempre el mayor número de productos agrícolas a la capital, pero ahora las lluvias lo están impidiendo.

Loading...

Juan Carlos Ruíz, productor de frijoles en Pulido, un poblado alquizareño, asegura que trabajar en las condiciones actuales es imposible.

“Así no hay quien entre a trabajar la tierra porque la mayoría de los campesinos no tienen botas de agua, ni capas. Además, ningún camión quiere sacar la mercancía del campo con tanto fango porque se puede quedar atascado. No vale la pena tampoco recoger nada porque después se pudre en el campo”, señaló.

Capital

La situación es crítica en las tarimas del mercado agrícola de San Rafael, uno de los más surtidos de la capital. Nada de frutas, muy pocos vegetales y la carne de cerdo se vende a 50 CUP la libra. Eso equivale al salario de dos jornadas laborales de un profesional.

Lo regulado también está escaso. La distribución de pollo por la libreta comenzó, con medio mes de retraso.

Odalys Escandell García, viceministra del Comercio Interior, señaló que están trabajando en solventar la escasez. Pero los 4 mil 602 centros del comercio están con anaqueles vacíos o muy poca mercancía.

Autoridades bajo anonimato contaron que “no es cuestión de que no haya. Sino de que muchos productos tuvieron que ser trasladados desde los puntos de venta hacia locales o almacenes donde estuvieran más protegidos”.

En el interior

En las calles la gente comienza a desesperarse. La situación es aún peor en los pueblos del centro de la Isla donde incluso siguen inundados.

Mario Pelayo, vecino de Sagua la Grande en Villa Clara, explicó que han tenido que resistir con lo que tenían guardado. Aunque el arroz y la harina de maíz que tenían en sacos se les está dañando.

“Las aguas han arrasado con los cultivos. Entre lo que vino de la presa los Alacranes y el río que atraviesa la ciudad que se desbordó nos quedó muy poco. Las panaderías no han trabajado desde hace días”, señaló.

La ayuda del régimen es la más esperada. “La gente está esperando que entreguen algo de comida. Pero todavía por aquí nadie ha pasado para darnos nada”, concluyó.

Redacción Cubanos por el Mundo

Written by Dayana Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chyno Miranda revela detalles de su amistad con hija del fallecido Hugo Chávez (+VIDEO)

Miguel Díaz-Canel junto a su esposa

En Cuba no saben qué hacer con la Primera Dama