in ,

Biólogo Ariel Ruiz Urquiola: “No tenía otra opción que perseguir mi libertad o mi liberación”

Debía cumplir un año de cárcel por el delito que le forjaron de desacato, pero cumplió sólo dos meses

Loading...

En un colchón colocado en el suelo de la única habitación fresca de su casa, yace el biólogo Ariel Ruiz Urquiola. Está en libertad bajo licencia extrapenal, tras haber iniciado una huelga de hambre y sed que lo envió al hospital luego de siete días. Sus primeras declaraciones son contundentes; según recoge CubaNet.

Debía cumplir un año de cárcel por el delito que le forjaron de desacato, pero cumplió sólo dos meses. Las circunstancias lo motivaron a iniciar la huelga de hambre y sed para exigir su libertad.

Loading...

Explicó que fueron tres las razones por las cuales decidió seguir luchando incluso dentro de la cárcel. En primer lugar, la injusticia y la saña del régimen en su caso, la segunda el impedimento de involucrarse en un área de trabajo carcelario y la tercera el estado de salud de su hermana.

“Tenía la inconformidad con un delito que yo no había cometido, frente a que ellos sí violentaron mis derechos como ser humano y como propietario de una finca”, explicó.

Pero la situación se volvió crítica cuando las autoridades penitenciarias no le dejaron incorporarse al trabajo en un campamento carcelario.

“En el momento en que se desarrolla mi primera visita en el campamento de trabajo, noto que el método que funcionaría para lograr mi libertad en el corto plazo era el que yo podía hacer por mí. Ese día también me entero que mi hermana había tenido una progresión de su enfermedad, debido a la falta de aplicación del medicamento. Esa fue el detonante”, señala.

Loading...

Ruiz Urquiola confió en que con la huelga de hambre y sed tenía en sus manos “el poder de buscar la libertad o la liberación” que es la separación del cuerpo del alma de una forma voluntaria.

RELACIONADA: Palabras por las que el régimen encarceló al biólogo Ariel Ruiz Urquiola

“La necesidad de hacer justicia actuó contra quienes quisieron hacernos daño. Desde el mismo momento del arresto el trato de los policías fue respetuoso y de pena. Mi posición inquebrantable de no soportar el yugo sobre mi cuello; convenció al cuerpo represivo de que yo no iba a cambiar posición para buscar mi libertad o mi liberación”.

Contexto

El juicio por desacato al biólogo fue la última escalada del régimen en su contra como usufructuario de la finca la Sierra del Infierno, ubicada en el Valle de Viñales Pinar del Rio. Actos de acoso y hostigamiento en contra de la familia lo precedieron.

La solidaridad nacional e internacional que desató el proceso penal manipulado por la policía política y el encarcelamiento de Ariel; finalizó en un borrón forzado en el récord represivo del gobierno.

Todo esto, incluidos los antecedentes de las agresiones en su contra por parte de las autoridades locales; podrían culminar en la anulación de sus derechos como usufructuario.

“Si nos privan de la condición de usufructuarios sería otra violación flagrante a mis derechos. También a los de mi hermana como apoderada de todo lo que se está haciendo en esa finca”, sentencia.

Ariel Ruiz Urquiola regresará al trabajo en la finca tan pronto se recupere su organismo. Incorporará a nuevos amigos, cuyo interés por el activismo ecológico tiene como guía la figura del biólogo.

Redacción Cubanos por el Mundo

Written by Karelis García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuba y EE.UU. se enfrentarán en torneo de béisbol en La Habana

El régimen sin soluciones ante la contaminación del agua potable en Cuba. Foto de cortesía.

La Habana se quedará sin agua por más de 12 horas