in ,

Fiesta del agua en El Mejunje: música y agua para los jóvenes en verano

Los jóvenes que no pueden ir a la playa, pagan cinco pesos de la moneda nacional para bailar y refrescarse

El Mejunje, un sitio inclusivo y diverso del centro de Cuba.Foto captura de vídeo
El Mejunje, un sitio inclusivo y diverso del centro de Cuba.Foto captura de vídeo

El calor hace que la gente necesite agua para refrescarse, pero en la crisis de la mayor isla de las Antillas; ir a la playa no parece la opción más económica. Allí aparecen las fiestas de agua de El Mejunje un sitio inclusivo y diverso del centro de Cuba. Al mejor estilo de las discotecas europeas ofrecen un espacio al aire libre, pero con leves rocíos de agua que salva de la temperatura. Allí consiguen refrescarse y divertirse; según reseña CubaNet.

La fiesta se organiza dos veces al año. El lugar es pequeño, no sobrepasa los 150 metros. Allí se aglomeran más 200 personas. Bailan y se respiran encima mientras reciben una ducha constante. Unas mangueras agujereadas y dispuestas entre los árboles del lugar figuran una leve llovizna.

Ramón Silverio, fundador y director de El Mejunje, lo nombró: Fiesta del agua. Un convite de verano para quienes no pueden pagar la entrada a piscinas, ni campismos, ni planificar viajes a la playa más cercana.

La entrada vale cinco pesos de la moneda nacional. Con eso tienen el derecho de empaparse y escuchar música por cinco horas. Los muchachos se pasean por las calles con los cuerpos semidesnudos como si estuvieran en la costa. Contrastan con quienes regresan a esa hora de sus centros de trabajo.

Fiesta

“El único momento para compartir con mis amigos, y que haya agua, es este. En otros países es más fácil; coges un carro y te vas para la playa con cerveza y algo para picar. Eso lo veo en las películas. Yo salgo con mis padres a Caibarién, a veces, cuando mi tía me invita a su casa, pero no puedo llevar a más nadie. Es difícil reunir a todos mis socios en un mismo lugar, para descargar y celebrar el fin de curso, argumenta Adriana Sánchez.

DESTACADA: Jóvenes prefieren “vivir de lo que venga” que sacrificarse en un empleo estatal

Osvaldo Manrique, otro muchacho que espera su turno en la fila para adentrarse en El Mejunje, asegura que es más bien la fiesta del sudor, porque se demora un poco en llegar el agua.

“Esto es una bomba y hay que aprovecharla. Ponen música de la que nos gusta a nosotros los jóvenes. Faltar es imposible. La gente se entera enseguida porque están pendientes de que Silverio ponga el día. Se riega, se riega fácil. Allá dentro lo que hacemos es fiestar, fiestar, más ná que eso”, señala.

Jorge Luis Crespo, trabajador de El Mejunje, comentó que le duelen las piernas. Lleva días preparando la telaraña de mangueras en el patio y conectándolas al tanque para que no falte el agua. Asegura que “cuando arranca no se puede parar”. “La gente empieza a protestar si se va el agua. Ahora viene otra pipa a llenarnos la cisterna”, comentó.

Opciones

De cualquier forma, los jóvenes no tienen un mejor donde estar. No tienen 10 CUC para pagar la estadía en alguno delos hoteles de Villa Clara y poder disfrutar de la piscina. Tampoco son hijos o familiares de los empleados del régimen que tienen acceso a los clubes cercanos.

DESTACADA: La crisis cubana también se come la diversión en vacaciones

En El Mejunje es como si estuvieran viviendo a menor escala el libertinaje de las conocidas discotecas de Ibiza o al festival Rotilla.

Los únicos que se oponen a la Fiesta del agua, son los conservadores del agua que lo ven como un despilfarro.

Redacción Cubanos por el Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Papá, ¡deja de golpearme!": Un fuerte video despierta indignación en las redes. Foto referencial de archivo.

«Papá, ¡deja de golpearme!»: Un fuerte video despierta indignación en las redes (+VIDEO)

Cubano fuma tabaco. Foto referencial

Cuba el tercer país latino con mayor incidencia de cáncer de cabeza y cuello