in ,

¿Está Cuba abusando de sus trabajadores en el extranjero? Un disidente de Tampa lleva a Cuba a los tribunales

BRONTE WITTPENN | El periodista Raúl Risco, quien era abogado en su Cuba natal, dice que su objetivo final es llevar su caso a la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas.
BRONTE WITTPENN | El periodista Raúl Risco, quien era abogado en su Cuba natal, dice que su objetivo final es llevar su caso a la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas.

Raúl Risco fue una vez leal a la causa socialista de Cuba.

Dice que sirvió en el ejército cubano como teniente coronel y más tarde trabajó para el Ministerio del Interior del gobierno.

Luego, hace 18 años, desilusionado con el socialismo y el sistema político de un solo partido, Risco se convirtió en un disidente vocal en la ciudad de Camagüey. Este papel, dice, lo llevó a una prisión cubana 300 veces, por un total de cinco años.

Por la seguridad de su esposa y su hijo de 4 años, Risco buscó asilo y se mudó con su familia a Tampa hace 11 meses. Pero su labor como líder disidente no ha cesado.

Risco, de 62 años, presentó una demanda en La Habana exigiendo cambios en la práctica del gobierno cubano de enviar profesionales a trabajar en el extranjero como parte de un sistema que dice que es similar a la trata de personas.

Su objetivo final es llevar el caso ante las Naciones Unidas y su Corte Internacional de Justicia.

«Es importante que la gente escuche lo que está pasando», dijo Risco, quien era un abogado con licencia en su antigua nación, pero ahora trabaja para un servicio de limpieza.

«Quiero más ojos sobre Cuba».

El gobierno cubano envía a cerca de 65,000 de sus ciudadanos a trabajar en más de 60 países. Eso es según la directora del Archivo de Cuba, María Werlau, cuya organización sin fines de lucro en Washington, DC, tiene como objetivo arrojar luz sobre temas de derechos humanos en Cuba. Esos profesionales incluyen médicos, maestros, entrenadores atléticos, trabajadores de la construcción y músicos.

Pero Risco dijo que esos trabajadores están mal pagados y maltratados por su gobierno. Eso es a pesar de los valiosos servicios que ofrecen a las naciones que necesitan médicos y enfermeras para atender a las zonas empobrecidas.

Cuba cobra a esas naciones clientes miles de dólares al mes por empleado, que generalmente pasan de dos a tres años en el extranjero, dijo Werlau.

Pero bajo el sistema socialista de Cuba, dijo, estos profesionales reciben a lo sumo 20 a 25 por ciento de lo que los clientes pagan por sus servicios. El resto, dijo Werlau, va al gobierno cubano.

Estos profesionales extranjeros impulsan la economía de Cuba, dijo Werlau, y agregó que el gobierno cubano dice que recaudan más de $10 mil millones al año.

Pero mientras los trabajadores entran voluntariamente en los contratos, Werlau dijo que, si se cansan del acuerdo o renuncian al exilio, pueden enfrentar severas sanciones del gobierno cubano. Se les podría prohibir regresar a Cuba por hasta ocho años, y no se les permitirá a sus familias unirse a ellos en el extranjero durante al menos cinco años.

Y lo que estos trabajadores ganan se coloca en cuentas bancarias cubanas que son accesibles solo cuando los profesionales regresan a casa, dijo Risco. Si no regresan a Cuba, dijo, el gobierno mantiene sus ganancias.

«Esta es una forma de castigo para evitar que los profesionales emigren», dijo Risco. «Es un trabajo forzado».

Su cliente en su demanda internacional es Manoreys Rojas, un doctor en traumatología cubana estacionado en Ecuador durante 30 meses. Risco dijo que Rojas habría ganado $4,000 por su tiempo allí.

Pero cuando terminó la temporada de Rojas en Ecuador, huyó a Miami en 2016 y luego planeaba que su esposa y su hija de 11 años se unieran a él.
Rojas ahora trabaja como conductor de Uber en Miami. Su familia todavía está en Cuba.

En febrero de 2018, según la demanda, la hija de Rojas intentó suicidarse. Ella le dijo a su psicólogo que era porque extrañaba a su padre.

Rojas voló a Cuba para estar a su lado, pero dijo que fue detenido en el aeropuerto y enviado a Miami.

Su familia, según la traducción de la demanda, ha sido «afectada por el comportamiento injusto» de las autoridades de inmigración de Cuba.

También dice que el tiempo de Rojas en Ecuador cumplió su contrato, por lo que el gobierno cubano no debería haberlo prohibido.

La demanda también dice que la práctica del gobierno es inconstitucional.

Risco exige que el gobierno cubano permita que Rojas regrese a la isla y que se permita que su familia se vaya si lo desean. Risco dijo que su demanda es similar a una demanda colectiva en los Estados Unidos, representando a cada cubano «sufriendo debido a esta cruel política».

En junio, Risco presentó la demanda en la Corte Provincial de La Habana a través de un abogado amigo que vive en Cuba.

Risco espera que los tribunales cubanos rechacen su demanda. Luego, dijo, lo llevará a la Corte Suprema de Cuba, donde probablemente sufrirá la misma suerte.

Explicó que necesita «pasar por el sistema de esta manera» antes de llevar el tema al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas o a la Corte Internacional de Justicia de La Haya en los Países Bajos.

Rafael Pizano, portavoz de la comunidad disidente de Tampa, dijo que el trato injusto de los profesionales de Cuba en el extranjero es el resultado de que el gobierno prohibió los sindicatos que no aprueba.

Dijo que los trabajadores de la nación no tienen derechos.

«Para los profesionales en Cuba», dijo Pizano, «esta explotación es una realidad».

Via: https://www.centrotampa.com/

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asciende a 21 el número de muertos tras explosión de gas en edificio de Rusia. Foto captura de video.

Asciende a 21 el número de muertos tras explosión de gas en edificio de Rusia

Todas las cosas que destruyó la Revolución Cubana en 60 años de dictadura

Todas las cosas que destruyó la Revolución Cubana en 60 años de dictadura