in

¡El descaro! Abel Prieto afirma que cubanos emigrantes son «fuerza de trabajo esclava»

Los comunistas siguen teniendo el material más duro del planeta en sus caras. Abel Prieto, quien fuese un ministro del régimen castrista, afirmó que la mayoría de los cubanos que emigran de la Cuba buscando una mejor vida, son tratados como esclavos.

Alex Otaola no se aguantó y arremetió contra el comunista, recordándole que es el régimen de Cuba quien trata a sus médicos, maestros y otros profesionales, como una fuerza esclava moderna.

“Este hombre ha dicho que la mayoría de los cubanos que salen de Cuba terminan trabajando en el extranjero como fuerza esclava. Esta gente que explotan a los médicos, maestros y artistas”.

El presentador de Hola! Ota-Ola, recordó que presidentes de reconocidos países del mundo tiene al castrismo como los nuevos esclavistas del siglo XXI, debido a su modalidad de ofertar los servicios médicos a nivel internacional.

“Esta gente que gana dinero en el mundo entero vendiendo la seguridad y a los profesionales, esta gente tienen el descaro, que ha sido acusada internacionalmente por presidentes de países enteros como los nuevos esclavistas del siglo XXI, esta gente salen a decir que todos nosotros terminamos trabajando como esclavos en el extranjeros”.

Fustigó el hecho de que muchos cubanos que lograron salir de la Isla, estén considerando volver para invertir en Cuba, cuando el régimen los descalifica.

Reprochó nuevamente la foto que el reguetonero cubano El Tiger se tomó con el castrista, y pidió la cancelación de su presentación en Flamingo Teatro Bar, por respeto a quienes toda su vida han luchado contra la dictadura.

Redacción Cubanos por el Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alcalde de Hialeah sobre cancelación de reguetoneros cubanos en concierto: «Fue por respeto a los héroes cubanos»

Raúl Castro tras las rejas

Juicio internacional contra Raúl Castro cobra fuerzas