in ,

Régimen de Cuba desmerita violación de niña en Santiago de Cuba: «Fue una operación de guerra psicológica de la CIA»

Bajo el título «¿Quiénes están interesados en hacer creer al mundo que en Cuba existe un clima de inseguridad y violencia?», el ex agente de la Seguridad del Estado Raúl Antonio Capote, alias Daniel, publicó su análisis en el diario Granma,

Régimen de Cuba desmerita violación de niña en Santiago de Cuba: "Fue una operación de guerra psicológica de la CIA"
Régimen de Cuba desmerita violación de niña en Santiago de Cuba: "Fue una operación de guerra psicológica de la CIA" / Foto: Captura video YouTube

Cuatro días tardó el castrismo en reaccionar a la violación de una niña de 8 años en Santiago de Cuba, cuyo presunto violador intentó ser linchado por centenares de personas.

Sin embargo, las declaraciones de la dictadura desmeritaron el aberrante hecho y afirmaron que solo fue un intento de la CIA por generar incertidumbre y un “clima de violencia” que supuestamente no existe en Cuba.

Bajo el título «¿Quiénes están interesados en hacer creer al mundo que en Cuba existe un clima de inseguridad y violencia?», el ex agente de la Seguridad del Estado Raúl Antonio Capote, alias Daniel, publicó su análisis en el diario Granma,

El texto asegura que lo sucedido en la barriada Nuevo Vista Alegre, así como los reportes de los hechos en las redes sociales y los medios independientes, buscan «conectar a las personas al odio», al realizar «llamados a la violencia y al desorden utilizando las redes digitales, mensajes que aparecen con cierto grado de sincronización, de articulación, en los principales medios de la contrarrevolución.»

El agente castrista, indicó que los mensajes de rechazo y condenas contra el presuntos violador, fueron “coordinados” desde el extranjero, porque no puede explicar la rápida respuesta que generó la noticia.

Expresa además que la Policía castrista, quien intervino para evitar el linchamiento del supuesto violador en Santiago de Cuba, “actuó conforme al derecho, en un país de leyes que respeta por encima de todas las cosas la integridad del detenido».

No hizo referencia en ningún momento a las denuncias de los vecinos, quienes afirmaron que la Policía disparó contra la turba al ver que no podían controlarla.

El texto de Granma asegura que hubo «en las redes llamados a linchar, incendiar, destruir, a enfrentar a la Policía», y vincula esos hechos a operaciones de «pura y dura guerra psicológica de la CIA” que, según Capote, se aplicaron en Bolivia, Venezuela, Irán, Ucrania y otros países.

Según detalla Diario de Cuba, un residente de la zona que habló bajo condición de anonimato, aseguró que cuando los boinas negras llegaron al lugar, comenzaron a “repartir piñazos y patadas a diestras y siniestras”.

“Incluso a menores de edad. Eso generó el descontento de los presentes, que dejaron al violador en segundo plano y empezaron a gritarles asesinos a los guardias y a lanzarles piedras.»

El testigo informa que la organización de los vecinos para hacerle frente a los policías era impresionante.

«Al principio eran unas pocas piedras que salían de techos y patios, pero luego la ira se generalizó, y todo el que encontraba un pedazo de ladrillo o piedra se lo arrojaba con odio a los guardias. Pero allí había algo más: era como una rabia contenida por mucho tiempo que por fin se liberaba, parecía un problema personal de cada cual y no una riña tumultuaria. La gente les tiraba piedras a los militares como al peor enemigo. Quizás porque muchos de los que estábamos allí habíamos sido en mayor o menor medida víctima de los abusos, el robo y la corrupción policial.»

Redacción Cubanos por el Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 termoeléctricas entrarán en funcionamiento para mejorar sistema eléctrico en Cuba

Encuentran laboratorio de droga en finca del embajador de Colombia en Uruguay

Encuentran laboratorio de droga en finca del embajador de Colombia en Uruguay