in

Cuba convoca a estudiantes universitarios para cuidar a sospechosos de coronavirus

Karla de apenas 20 años, respondió por inercia que sí, no estaba consciente de lo que estaba haciendo

la estudiante de periodismo ha tenido que hacer de enfermera
La estudiante de periodismo respondió que sí al llamado, sin saber lo que le esperaba /Foto: Karla Alonso Facebook Page
Loading...

Este domingo, el régimen de Cuba contactó vía telefónica a una joven estudiante de periodismo, para participar en el “voluntariado” de cuidar a sospechosos de coronavirus, Karla Alonso respondió inmediatamente que sí. De no haberlo hecho, ¿qué hubiese sucedido?

No lo sabemos, pero quien conoce la isla desde dentro sabe que cuando desde arriba se exige una tarea y se piden voluntarios, quien no de el paso al frente está marcado para siempre. En el caso de un estudiante universitario a punto de discutir su tesis, esto puede significar que el oponente y el tribunal se ensañen en la discusión; que su graduación se vea demorada por causas ajenas a su voluntad y a la tesis misma. O incluso, no graduarse nunca. No son pocos los estudiantes universitarios en la historia postcastrista que fueron expulsados de las universidades por lo que ellos han definido como “no entrar por el aro”.

Karla de apenas 20 años, respondió por inercia, no estaba consciente de lo que estaba haciendo y no fue hasta minutos después que algo en ella se quebró. “Tuve miedo”, respondió en una entrevista.

Loading...

Karla es una estudiante de periodismo en la Universidad de Matanzas y actualmente cursa el quinto año. Fue convocada como personal de apoyo para el cuidado de pacientes sospechosos de portar de coronavirus que se encuentran en esa casa de altos estudios, donde radica uno de los centros de aislamiento de la provincia.

“Sí”, respondió rápidamente y sin pensarlo Karla, pero poco después, mientras estaba en sus quehaceres diarios se puso a repasar los momentos más cumbres de su vida mentalmente y en sus ojos, se le aflojó una que otra lágrima.

Si su primera respuesta había sido sí, ella debía seguir a su instinto, “porque las personas buenas actúan con el corazón y si hay que hacerlo, es tu deber. Es más, si no lo haces tú, yo me voy para la universidad”,

sentenció su madre.
Loading...

La nobleza la tiene de herencia. Su madre es costurera de profesión, sin embargo, desde hace días no hace ni una prenda de vestir, actualmente confeccionado nasobucos para regalar a todo el que lo necesite.

Cuando su hija le comentó de la propuesta, aunque nerviosa, se sentó nuevamente a la máquina de coser para terminar unos cuantos más, que según ella, le serían necesarios.

Karla no fue la única convocada; junto a ella, se incorporaron al “voluntariado” tres personas más, casi todos de la misma edad. Recién graduados de veterinaria, pedagogía y derecho; que acompañan a dos médicos y dos enfermeros.

Durante unos 15 días, su misión allí será servir los alimentos, fregar, limpiar los cuartos del personal médico y el local donde trabajan. Además de lavar la ropa de cama de estos, pues la de los enfermos se lleva directamente al hospital para ello.

Otro grupo de jóvenes se prepara para relevarlos.

“Interactuamos poco con todos los demás. Los médicos y enfermeros duermen en una habitación y nosotros en otra. Estamos en el hotelito de la universidad, nos distribuyeron cuatro por cabañas, y somos dos en cada cuarto”,

dijo Karla

En el lugar, hay aproximadante 13 personas por atender, entre matanceros y cardenenses, estos han tenido contacto con personas que arrojaron positivo a las pruebas del coronavirus.

El viernes 27 de marzo, la prensa nacional reportó que el primer evento de transmisión local en Cuba ocurrió en esta provincia.

Le han garantizado nasobucos, gorros, batas, con esta vestimenta, Karla subió una foto a Facebook donde hacía pública a toda su lista de contactos la grandeza que se esconde en una niña tan delgada.

Durante la entrevista, Karla lloró varias veces: “Esto es duro, porque sabes que si no tomas todas las medidas también puedes contagiarte, porque además no vas a ver a tu familia por un tiempo. Cuando termine, tendré que aislarme también otros 15 días, por mi bien y el de ellos”.

Lea también: Otaola a Israel de Buena Fe: «Qué gente más arrastrada, lo que vales es una rueda de mortadella» (+VIDEO)

“Esto es difícil, (…) Empezamos desde bien temprano, porque antes del desayuno se les cambia la ropa de cama y cuando terminan cada comida limpiamos todo el local donde trabajaron los médicos y se sirvieron los alimentos. Después volvemos a fregarlo todo de nuevo”,

detalló la estudiante de periodismo

En su deseo por culminar su carrera periodística, no quiere detenerse, que se le acumule y atrase el trabajo pendiente. Por eso llevó hasta el centro de atención una laptop consigo y cada noche dedicará al menos media hora a escribir su investigación.

Written by Lorena Urbina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otaola a Israel de Buena Fe: "Qué gente más arrastrada, lo que vales es una rueda de mortadella" (+VIDEO)

Otaola a Israel de Buena Fe: “Qué gente más arrastrada, lo que vales es una rueda de mortadella” (+VIDEO)

Bomberos de Regla instan a los cubanos a permanecer en casa

Bomberos de Regla envían un poderoso mensaje ante el avance del coronavirus en Cuba