in

Yusel Figueredo: 43 años acostado en una cuna, al cuidado de su madre

Una madre narra la historia y padecimientos que ha tenido que enfrentar para criar a su hijo que no habla ni camina desde el momento de su nacimiento

Yusel Figueredo, 43 años viviendo acostado en una cuna
Yusel Figueredo ha vivido toda su vida bajo la atención de su amorosa madre/ Foto:
----- Publicidad ---

Luego de su nacimiento, los médicos le pronosticaron un periodo de vida de siete años a lo sumo; sin embargo, el cubano Yusel Figueredo está próximo a cumplir 43 años, gracias al cuidado de su madre.

“Mi niño no puede hablar, ni caminar; no puede razonar ni entenderme, pero es el primer tesoro de mi vida”,

narra la madre de Yusel, Milagro Ángela.

Con una vida llena de padecimientos, la mujer de 61 años, ha tenido que enfrentar de todo para dedicarse a cuidar a «su niño» quien fue diagnosticado al nacer con encefalopatía metabólica crónica (enfermedad que afecta en forma global la actividad cortical a través de la alteración de la función bioquímica del cerebro), por la cual está postrado de manera permanente en la cuna.

De vez en cuando, en su relato, la madre soltaba una que otra lágrima, sobre todo cuando se da cuenta de la vida que ha tenido su hijo, en la que no ha disfrutado de muchas cosas, pero sí de un gran amor y paciencia.

Sin una pareja que la apoyara desde que nació su hijo, Milagro ha tenido el temple de enfrentar esta situación a la que no todos están dispuestos, pues aparte de los cuidados de Yusel, hay que palear la crisis económica que sufre Cuba, además de los problemas de servicios públicos, por lo que ha tenido que cocinar en leña, e ir a lavar en el río grandes cantidades de pañales de su hijo.

Lea también: Fallece una tercera persona en Mayarí por causa desconocida en posible evento de rabia

Su dieta ha sido única desde su nacimiento, solo toma leche y a veces un té. Ingiere seis biberones al día, dos en cada comida, pero no es tan fácil conseguir el alimento, pues en la asignación de la libreta de regulados, solo le corresponde una bolsa de dos litros cada seis días, no le alcanza para nada por lo que viven en general de la generosidad de algunos vecinos.

Este milagro viviente, no deja de impresionar a los doctores y vecinos de su pueblo en el barrio Cautillo Merendero, a unos 15 kilómetros de Bayamo.

“Es un misterio cómo ha podido vivir tomando leche solamente. Le doy cada biberón en media hora, con toda la paciencia para que no se ahogue”,

revela su misma madre.

Las cuatro hermanas de Milagro y el apoyo de Ibrahín Tasé, su otro hijo de 33 años, han sido de gran apoyo para el crecimiento de Yusel Figueredo.

Pese a los años, los brazos de esta madre continúan fueres para levantar a su hijo, le cambia los pañales ella sola, su edad no le impiden atender a su niño, aunque tenga que enfrentar con la hipertensión que la acompañan desde hace tres años.

“Me he deprimido a cada rato. Mi gran temor está en el día que yo deje de existir”,

dijo con el nudo en la garganta y los ojos llenos de lágrimas.
----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Concluye cuarentena reparto 26 de Julio, en ciudad de Holguín

Concluye cuarentena en el reparto 26 de Julio, en ciudad de Holguín

economista cubanoamericana Carmen Reinhart

Banco Mundial nombra a cubanoamericana Carmen Reinhart como vicepresidente y jefe economista