in

Periodista cubano se vuelve loco y dice que todo puede lograrse, con más socialismo

En el texto dice cosas como “esperan porque saquen el pollo, si lo traen; nadie está seguro de si llegará o no, pero la cola está desde mucho antes, quizá desde el amanecer”.

Periodista castrista pide aplicar más severidad en las colas socialismo
Cola en Cuba / Foto: Composición Cubanos por el Mundo

La “pandemia” de las colas le provocó una interrupción en el flujo de ideas que normalmente tiene en su cerebro el periodista oficialista cubano Wiltse Javier Peña Hijuelos, quien en un arrebato revolucionario comenzó a delirar y dijo que todo puede lograrse, con más socialismo.

No lo dijo así, con esas palabras exactamente, pero por ahí fue su discurso cuando ayer, intentó en el diario oficialista perteneciente al Partido Comunista de Cuba en la Isla de la Juventud, Victoria, hablar sobre las colas y los modos para eliminarlas.

En el texto dice cosas como “esperan porque saquen el pollo, si lo traen; nadie está seguro de si llegará o no, pero la cola está desde mucho antes, quizá desde el amanecer”.

Que haya cola se entiende, hay crisis; que no se sepa si van a sacar pollo o no, o traerlo, o que la gente no sepa lo que hay, no es culpa del imperialismo yanqui, muchacho. Es desorganización; algo muy sintomático en el socialismo cubano, donde nada está organizado y la información fluye – si fluye – lenta y desordenada.

Esto lo reconoce el pobre y obnubilado muchacho, quien afirma que “otra cosa sucedería si cada entidad comercializadora advirtiera desde el día antes −en cartel, pizarra u otro medio− cuál será la oferta disponible.”

El pobre, debe estar delirando de la fiebre. ¡Aspira a cada cosas!

Más adelante, el chico se enreda en una sarta de ideas, muy bonitas y aplicables perfectamente en Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Suiza; no en el país caribeño donde desde hace ya más de 60 años los cubanos viven en el sálvese quién pueda, con una casta de dirigentes pidiéndoles más sacrificio y diciendo que son iguales a ellos, cosa esta falsa porque, “los pinchos” en Cuba, no hacen cola para comida; se la ponen en la puerta de la casa.

“La mejor comercialización de los productos es una batalla tan dura como fuerte, y tenemos que ganarla; es una ofensiva económica, pero también ideológica. Los productos que se ofertan en las tiendas recaudadoras de divisas complementan la canasta familiar normada y sus precios −es bueno recordarlo−, a pesar de la actual demanda desbordada, son los mismos y se mantienen desde el 2016. Eso solo se logra a la cubana, con nuestro Socialismo, donde el centro no es el contrapunteo oferta-demanda, sino la protección del hombre, de tu familia y la mía”, dice el joven casi al final de su delirium tremens.

Luego, cuando ya la fiebre sobrepasó la rayita de los 40 grados celsius en su termómetro – ¿tendrá termómetro? -dijo que hay que escuchar al pueblo, “encuestar a los clientes y oír sus criterios”.

La pregunta es, ¿cuándo se ha escuchado la voz del pueblo en Cuba?

Yo le respondo: NUNCA.

Sergio Prado.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El primer niño contagiado de COVID-19 en Sancti Spíritus fue un menor de cinco años

Yerik Luis Martínez Manso: el primer niño infectado de covid-19 en Sancti Spíritus

Los segundo truillizos de Villa Clara en el 2020

Nacen los segundos trillizos del 2020 en Villa Clara (+Video)