in

«Es agotador buscar apoyo del gobierno», dice una madre cubana residente en un edificio en riesgo de derrumbe (+VIDEO)

La mujer se plantará en el gobierno en busca de soluciones, pues argumenta que irá hasta donde sea necesario para evitar que el techo caiga sobre sus hijas

"Es agotador buscar apoyo del gobierno", dice una madre cubana residente en un edificio en riesgo de derrumbe
La mujer denuncia ante varias entidades y en redes sociales, la situación de riesgo de derrumbe de su edificio/Foto: Elizabeth valdéz en Facebook
----- Publicidad ---

De una entidad gubernamental al otra, la madre cubana Elizabeth Valdés está decepcionada de solicitar una ayuda para que el edificio en el que reside no se le venga encima, pues el estado de deterioro es «deplorable«, que la tiene a ella y a otras familias, «contando los minutos» para el derrumbe de la estructura en riesgo.

Desde hace días, varias publicaciones a través de su cuenta de Facebook denuncian la situación en calle Damas 905 Habana Vieja entre Paula y San Isidro, donde las edificaciones está a punto de colapsar debido a la falta de mantenimiento, mientras que varios miembros de la zona asisten a entidades del gobierno en busca de apoyo que nunca les han dado.

«Si le pasa algo a mis hijas, que nadie venga a indemnizar a los que quedemos vivos», dice la madre cubana sobre lo que prevé para su vivienda, ya que lo que están viviendo «es fatal», por el riesgo de derrumbe.

En este sentido, lamenta que las autoridades ignoren sus solicitudes y no la ayuden con sus problemas de vivienda; pese a que se planta desde las 6 de la mañana en las oficinas de atención a la ciudadanía del Consejo de Estado, pero ellos «no quieren trabajar».

Dijo que, para ella «es agotador tener que estar buscando ayuda del gobierno» que no tiene ni el el más mínimo interés por prestar el apoyo.

“Yo estoy decepcionada de los gobernantes, de los dirigentes de este país, por la falta de humanidad. Se sabía que el cubano esta adaptado a que lo pisoteen y a no importarle a nadie, pero la falta de humanidad hay que vivirla desde uno. Uno tiene que pasar por estas cosas para darse cuenta de lo poco que somos a la vista de los dirigentes de este país”.

Dijo que continuará haciendo las denuncias que sean necesarias hacer, sin temor a que la policía tome represalias en su contra: “un uniforme no significa autoridad, la autoridad es la verdad y los ideales que tengan las personas. Ese es el poder, el poder de tu palabra, la fuerza y la seguridad en lo que dices. Hay que dejar un poco el miedo”, enfatizó.

Lea también: Solo La Habana no ha podido salir del coronavirus

En junio, la población cubana ha presenciado el derrumbe de varios edificios, mientras que el régimen se encarga de rejuvenecer los hoteles de lujo, para el disfrute de los turistas; sin hacer ningún tipo de inversión en las viviendas más vulnerables y en riesgo.

“No vivimos en mansiones, vivimos en casas que tienen cien años. La Habana está destruida. Es un churre por dondequiera. La Habana da ganas de llorar. Es una miseria total (…) ¿Ustedes saben lo que es vivir tres derrumbes en un año, vivir en el susto constante cada vez que llueve?, Mi familia lo puede decir (…) tomando pastillas para dormir, despertando a mitad de la noche y viendo a mis hijas con pesadillas, temblando por los truenos o las lluvias”,

añadió la mujer sobre su situación de riesgo.

Denunció que al tiempo que ellos buscan la asignación de una vivienda, en los CDR y en las oficinas del historiador, hay apartamentos vacíos. “Yo no veo en las noticias a ningún dirigente que esté pasando por esto. No veo que ninguno tenga que controlar, que calmar a sus hijos o reír para no echarse a llorar delante de ellos”.

En vista de la falta de soluciones, decidió plantarse frente a instituciones gubernamentales este jueves, según anunció en sus redes sociales, donde además le pidió tranquilidad a sus familiares, pues no teme de las arremetidas del régimen, ya que confía y conoce sus derechos.

“Esto es deprimente, abusivo, agotador, esto cansa. Es triste porque sabes que nos pasa a los de abajo, porque se sabe que en Cuba hay clases sociales”,

continuó Valdés.

Junto a sus vecinos Valdés y su esposo han tratado de reparar la edificación por sus propios medios, pero además de la crisis económica por la que atraviesan, se tienen que enfrentar a la falta de materiales para la construcción; y los pocos trabajos que han hecho, no representan gran camio, pues la vieja edificación requiere de una gran inversión.

El mayor temor de esta familia, es que el techo caiga sobre sus hijas, tal como ocurrió en el mismo territorio a finales de enero, cuando un balcón se desplomó sobre tres pequeñas niñas que fallecieron; sin embargo, la dictadura castrista sigue sin tomar cartas en el asunto, pese a los reclamos por riesgo de derrumbe.

Las grandes obras de mantenimiento y embellecimiento, solo llegan para los titos turísticos, donde el régimen puede lucrar las divisas; al tiempo que los cubanos tienen que recurrir a habitar locales abandonados, también expuestos a ser desalojados.

----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulado de España en Cuba anuncia vuelo La Habana-Madrid para el 2 de julio

Consulado de España en Cuba anuncia vuelo La Habana-Madrid para el 2 de julio

Arrestada mujer que incendió restaurante Wendy's en Atlanta, durante protestas

Arrestada mujer que incendió restaurante Wendy’s en Atlanta, durante protestas