in ,

Profesor comunista sale en defensa del ‘Ministro cubano de la Tripa y Hambre’ afirmando que los turistas se «matan» por ellas

Recuerda que “jamás se habló despectivamente”, pero no menciona que el ‘Ministro de la tripa’ aseguró en esa intervención que los cubanos no podían comer langostas o camarones porque después le podía faltar la leche a sus hijos, algo que ya sucede aún con la venta internacional de los mariscos.

Profesor comunista sale en defensa del 'Ministro cubano de la Tripa y Hambre' afirmando que los turistas se "matan" por ellas
Profesor comunista sale en defensa del 'Ministro cubano de la Tripa y Hambre' afirmando que los turistas se "matan" por ellas
----- Publicidad ---

¿Qué cualidad debe tener un buen revolucionario? Defender lo indefendible. Ese es el caso del Alfonso Alonso, quien en Facebook se identifica como profesor de la Universidad de Matanzas, Cuba y que salió en defensa del ‘Ministro de la Tripa’, Manuel Santiago Sobrino Martínez, título que se ganó luego de afirmar en la Mesa Redonda que el procesamiento de los restos del ganado era la “solución” para la crisis alimentaria que se vive en el país.

A juicio del ilustre profesor, quien además afirma ser un revolucionario “profesional, responsable y honesto”, las palabras del funcionarios fueron sacadas de contexto, indicando que lo que trató de decir es que la tripa puede ser procesada para la creación de embutidos destinados al consumo de los cubanos pero “que tenían que ser con calidad certificada y que tuvieran buena aceptación”.

“Lo que no dicen los que nos critican y adversan, bien porque no saben, o por malas intenciones, es que el Ministro lo que dijo ( y tengo esa información grabada del TV, para dársela al que la quiera ) es que debemos utilizar, como es común en el mundo, sino que vean en España y otros países el uso de la tripa (que es limpiada, y utilizada, como envoltura de algunas productos, algo que se hace desde tiempos bien remotos) y la sangre para embutidos, morcillas, blanquetas, etc”.

Este seguidor del castrismo, asegura que en los hoteles, los extranjeros se “matan” por comer embutidos y morcillas que son deribados de las tripas de los animales vacunos, a manera de intentar crear aceptación en el pueblo cubano y obviando las culpas del régimen por la escasez de alimentos en el país. “En nuestros hoteles, he visto a los turistas «matándose» por morcillas y blanquetas. Y no miento al decir que tienen mucha calidad. Y sus valores nutricionales están certificados internacionalmente”.

TE PODRÍA INTERESAR: Cubano afirma que él no es ningún malagradecido y vendepatria, si se ríe del Ministro de la Tripa y el Mondongo

Recuerda que “jamás se habló despectivamente”, pero no menciona que el ‘Ministro de la tripa’ aseguró en esa intervención que los cubanos no podían comer langostas o camarones porque después le podía faltar la leche a sus hijos, algo que ya sucede aún con la venta internacional de los mariscos.

“No, de eso no hablan, los que sólo ven el modo de desacreditar logros, esfuerzos y políticas que nos darán mejor nivel de vida y más soberanía para nuestro noble y heroico pueblo”.

Pero mientras este revolucionario habla de «nobleza» y de que los cubanos deben acatar el mandato de los funcionarios, en las fotografías se le observan disfrutando de salidas familiares sin tener que ingerir la tripa que hoy tanto defiende.

Profesor comunista que defiende al ministro de la tripa goza de privilegios que los cubanos de a pie no pueden
Profesor comunista defensor del ministro de la tripa / Foto: Facebook

Redacción Cubanos por el Mundo

----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carta a Díaz-Canel: "Gallinas decrépitas es lo que un alto funcionario ofrecer a los ciudadanos de a pie"

Carta a Díaz-Canel: «Gallinas decrépitas es lo que un alto funcionario ofrece al cubano de a pie»

Desodorantes se venden en dólares en Jagüey Grande tras meses desaparecidos

Desodorante aparece en Jagüey Grande, pero solo para quienes tienen dólares