in

Díaz-Canel: el Poncio Pilatos de los precios en Cuba

La prensa oficial recoge la falta de preparación en la que se encuentran varias provincias de Cuba, por no decir todas, para asumir las nuevas medidas que por obvias razones han molestado tanto a la colectividad.

Díaz-Canel: el Poncio Pilatos de los precios en Cuba
Composición Cubanos por el Mundo
Loading...

El lavado de manos más histórico quizás sea el de Poncio Pilatos pero en la actualidad, los cubanos reviven con Miguel Díaz-Canel la evasión de culpas en medio de las tareas del ordenamiento que se han traducido en el incremento excesivo de precios en distintas áreas sensibles para la sociedad.

Durante la última sesión del Consejo de Ministros, Miguel Díaz-Canel, aseguró que medidas que debían ser aplicadas de una forma, sin precisar cuales, fueron tomadas de otra, partiendo de un grupo de precios, todo sin considerar “las normas que se habían concebido”. En diciembre de 2020 cuando informaba sobre los días que estaban por venir, el mandamás cubano aseguró que el ordenamiento que venía para el país sería el proceso “más determinante para avanzar en la actualización del modelo económico”.

Irónicamente y luego de décadas sin respaldo a la producción individual, al estímulo del sector obrero y persecución a las iniciativas privadas, dijo Díaz-Canel que “la gente se está dando cuenta de que es necesario trabajar para tener ingresos y poder llevar una vida digna con su familia”, una realidad conocida en el mundo y razón que ha forzado a miles de cubanos a salir de la isla por las vías que sean necesarias con tal de conseguir el sustento de sus seres queridos.

Loading...

En la práctica se sienten los sube y baja de precios del sector Comercio y Gastronomía pero también recientemente en el propio sector de medicamentos donde el régimen cubano tuvo que echar hacia atrás varias modificaciones debido a su excesivo costo para el cubano promedio.

La prensa oficial recoge la falta de preparación en la que se encuentran varias provincias de Cuba, por no decir todas, para asumir las nuevas medidas que por obvias razones han molestado tanto a la colectividad que por un lado aparentemente recibe un aumento salarial y por otro está viendo cómo se diluye en el pago de alimentos, medicamentos y otros servicios.

Loading...

Cita Adelante el caso de Camagüey, donde las idas y vueltas perjudican tanto a la producción estatal como a los elaborados finales de cuentapropistas. La Empresa Cárnica de esta provincia, encargada de proveer varios renglones de mercados, bodegas e inclusive restaurantes, ha visto complejo acoplarse al ordenamiento teniendo inventario del año anterior.

Según explicó el director de esa compañía, Raúl Ramírez Rodríguez, el cambio a “porrazo” les generó problemáticas en dos productos puntuales de la canasta familiar normada como lo son el picadillo y la mortadela. El incremento de la carne de cerdo es otra de las problemáticas, aunado a los costos del combustible para la producción y hasta el aumento de la electricidad.

“Y si tantos vaivenes afectan a la economía estatal, qué dirán los trabajadores por cuenta propia, en especial los dedicados a la comercialización de alimentos”, dice el reportaje de Adelante que detalla cómo en momentos donde aparentemente se busca incrementar la participación del sector privado en la economía nacional, estos también sufren por las adaptaciones de los precios de materias primas y otros gastos que no han recibido la oportuna asistencia del régimen cubano.

Sin embargo, hay una explicación clara para que los resultados no lleguen a satisfacer al colectivo: “La primera prioridad es ideológica”, reconoció Díaz-Canel. Y esto señores, seguirá siendo la traba de cualquier proceso de “ordenamiento”.

Redacción Cubanos por el Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un accidente de tránsito en Trinidad deja varios heridos

Varios heridos tras accidente de tránsito en Trinidad

Oficodas en Santiago de Cuba: Hasta los muertos seguían cogiendo los mandados

Oficodas en Santiago de Cuba: Hasta los muertos seguían cogiendo los mandados