in

De deambular en las calles a trabajar en la NASA, la historia de un joven cubano en EEUU

Durante su corta pero prometedora carrera, este joven ha recibido varios reconocimientos por su inteligencia, dedicación y trabajo.

Joven migrante cubano ahora trabaja para la NASA
Antonio Macías y su madre, Milda Cañizares / Foto: Univisión
Loading...

Con tan solo 25 años de edad, Antonio Macías es un cubano que llegó a Estados Unidos con un sueño, que gracias al esfuerzo y dedicación, lo ha logrado y ese es trabajar para la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA por sus siglas en inglés). Según informa Univisión, la travesía de este cubano y su madre para llegar a EEUU no fue fácil, pero rendirse no estaba en su menta.

Milda Cañizares, madre de Antonio, relata que en la Cuba comunista estuvo en medio de la pobreza “más grande de este mundo” por lo que decidió salir del país junto a su hijo.

Este joven cubano además aprendió hablar inglés en los últimos cinco años, mientras terminaba una maestría y ahora se prepara para iniciar un doctorado en ciencias aeroespaciales, mientras trabaja para la NASA.

Loading...

Durante su corta pero prometedora carrera, este joven ha recibido varios reconocimientos por su inteligencia, dedicación y trabajo. Sus investigaciones fueron publicadas en revistas de ciencia y actualmente se encuentra desarrollando un nuevo estudio.

OTRAS NOTICIAS: La astronauta Christina Koch regresa a la Tierra después de 328 días en el espacio

Joven migrante cubano ahora trabaja para la NASA
Identificación del joven cubano en la NASA / Foto: Captura de pantalla

“Ahora estoy estudiando la evolución de superficies en planetas y lunas del universo que no tienen una atmosfera, que no tiene aire, así como la tierra”, indicó Macías.

Loading...

Recuerda que, durante su infancia en Cuba, le llamaba mucho la atención el tema aéreo. “Siempre fui fanático a las cosas que vuelan, recuerdo que cuando vivía en Cuba que volábamos de una ciudad a otra yo daba perretas al final del vuelo si no me dejaban ver la cabina de los aviones”, narra el joven.

Pero su camino al éxito no fue fácil, ni para él ni para su madre

El difícil camino el cubano para llegar a la NASA

Milda cuenta que cuando decidió escapar de Cuba con su hijo, supo que algo grande le aguardaba, pero sabía que el camino era peligroso. Llegó a Venezuela para irse hasta Ecuador donde estuvieron un tiempo.

En 2015, con el llamado “deshielo” en pleno apogeo, decide cruzar la frontera México – Estados Unidos. Pero su llegada al país norteamericano no fue fácil.

“Si nos morimos, nos morimos juntos y si nos salvamos, nos salvamos juntos, juntos a lo que sea, así es que yo no me voy a quedar aquí y tú por otro lugar, juntos”, le dijo la madre a su hijo antes de partir de Ecuador.

Ya en EEUU llegaron a Houston donde un familiar los abandonó frente al estacionamiento de Caridades Católicas. Estuvieron días deambulando por las calles, sin comida y con solo 150 dólares en sus bolsillos.

“No sabíamos que íbamos hacer, estábamos totalmente perdidos en una ciudad nueva, sin dinero, sin amigos, con un conocimiento del idioma también pequeño”, señala el cubano.

Recuerda que compraban una hamburguesa por día para tener algo que comer. “Yo me comía la mitad de la mía y le decía que estaba muy llena para que él se comiera una y media”, agrega Cañizares.

Pero luego el destino les sonrió. Un buen samaritano les dio techo y lograron conseguir trabajo. El joven cubano comenzó sus estudios de inglés e hizo una maestría en ciencia aeroespacial pues desde pequeño su mirada estaba puesta en el cielo.

Pero no se detuvo y continuó su carrera hasta lograr entrar en la NASA.  Antonio se visualiza con su propia compañía de investigación aeroespacial. A su corta edad ha logrado mucho, su receta: Fe en si mismo y Perseverancia.

Redacción Cubanos por el Mundo

Written by Henry Chirinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

condones en Cienfuegos

“En Cienfuegos no hay condones hace tres siglos”

Cuba quiere vender vacunas a Argentina pero ni aspirina tienen

¿Cómo Cuba le venderá vacunas a Argentina si ni aspirina tienen?