in

#NoTravelToCuba: cubana residente en Canadá narra que sus vacaciones en Varadero terminaron en una odisea (+FOTOS)

A la familia no le quedó más remedio que comprar un nuevo ticket de avión y quedarse en casa de unas amistades hasta poder salir de aquel infierno

residente en Canadá
Todo parecía color de rosas, hasta que llegó el día de partir. El tur se ponchó en un lugar conocido como Boca de Camarioca y lo dejaron al borde del camino. (Foto: composición CPEM)

Lo que, en principio, parecía un viaje de placer, terminó convirtiéndose en odisea para una cubana residente en Canadá y su familia.

El jueves 9 de junio, Leslie Plajdicko Hernández, junto a sus dos hijas y su esposo, se encaramó en un avión de la aerolínea Air Transat, rumbo a Varadero.

Dos semanas en este balneario, entre mojitos, palmeras, reguetón y ron cubano, servirían para alejar el stress. Al menos eso creía ella.

cubana residente en Canadá
Al matrimonio le dijeron que tendrían que traer el carro rentado, si no no podrían viajar de regreso (Foto: cortesía a CPEM)

La familia rentó un auto en la segunda semana de estadía, para recorrer aquel “paraíso terrenal” y tener contacto con la gente a la que un día dijeron adiós.

Mientras ellos supuestamente disfrutaban, los cubanos de a pie se “comían un cable”, en medio de molestos apagones, el hambre, la continuidad y el “menticiero” de televisión.

Todo parecía color de rosas, hasta que llegó el día de partir. El tur se ponchó en un lugar conocido como Boca de Camarioca y lo dejaron al borde del camino.

Lo usual en estos casos, pensaron Leslie y su esposo (de nacionalidad rusa), es que venga una grúa y remolque el automóvil. Pero no, y aquí vino el primer problema.

“La persona que estaba en el rent a car no quiso aceptar los documentos del auto y la llave”, relata Leslie a Cubanos por el Mundo.

“Nos dijo que teníamos que regresar a Boca de Camarioca, recoger el carro, cogerle el ponche y llevarlo al aeropuerto, pues ellos no tenían forma de traerlo”, acotó.

Mientras tanto, un Airbus A321 surcaba el espacio desde el Trudeau International Airport, de Montreal, hasta el Juan Gualberto Gómez, de Varadero.

De regreso, sería el vuelo TS-815 de Air Transat, la principal aerolínea vacacional de Canadá, que según Leslie, terminó obedeciendo a la dictadura castrista.

cubana residente en Canadá
El esposo de la denunciante y las dos hijas, esperando una solución en el aeropuerto de Varadero (Foto: cortesía a CPEM)

La familia optó por hacer el check in y dejó a sus dos hijas menores de edad en la sala de espera. Las niñas se acomodaron en el piso de aquella terminal aérea.

Montaron las maletas en el avión que regresaría a Montreal alrededor de las 8:45pm. Y aquí vino el segundo problema:

Rent a car nos notificó que estábamos ´acusados´ de que el carro no lo quisimos traer para el aeropuerto y Air Transat se prestó para hacerles caso. Nos bajó las maletas, nos dejó sin vuelo y nos sacaron a la fuerza del aeropuerto”, agrega Leslie.

Encima de toda esta situación, las niñas se enfermaron con vómitos y diarrea, declaró Leslie en exclusiva a nuestra redacción.

“A mi esposo lo maltrataron injustamente, lo levantaron en peso quince oficiales de migración y a mi me trajeron una trabajadora social de aqui amenazándome que me iban a quitar a mis hijas y que no podía salir del país”, indicó.

Entonces, al matrimonio no le quedó otra cosa que reclamar. ¿Reclamar? Los llevaron a la localidad de Santa Marta, cercana a Varadero.

Tanto Air Transat, como la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Santa Marta y Emigración “se limpiaron las manos”, añade en su denuncia.

Cuarto problema: “en Varadero, el ministerio de extranjero está cerrado, nada relacionado con embajadas de Rusia o Eslovaquia que representan a mi esposo, ningún lugar donde pedir ayuda”.

Entonces la familia no le quedó más remedio que comprar un nuevo ticket de avión y quedarse en casa de unas amistades hasta poder salir de aquel infierno.

“Ahora yo tengo que comprar un nuevo billete para Montreal para regresar, pero no es culpa nuestra porque hicimos el check in, estábamos en hora, y si el aeropuerto permitió hacerle caso a Rent a Car no es mi culpa”, concluyó.

Al cierre de esta nota, Cubanos por el Mundo intentó contactarse nuevamente con esta cubana residente en Canadá para conocer si permanecían todavía varados en Varadero.

Hasta el momento no tenemos información de cuál sería el destino de esta familia, luego de un supuesto viaje de placer que terminó en martirio.

Redacción Cubanos por el Mundo

Written by Luis Perdomo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Migrantes cubanos que iban en un autobús en Honduras fueron detenidos

Migrantes cubanos que iban en un autobús en Honduras fueron detenidos

Opositora cubana denuncia que fue multada por sus publicaciones en redes sociales

Opositora cubana denuncia que fue multada por sus publicaciones en redes sociales