La mujer empezó la experiencia sonriente, tocando las gafas para asegurarse de hacerlo bien pero la verse rodeada de dinosaurios la cosa se puso peliaguda. No aguantó mucho tiempo con el casco Samsung Gear VR y a los pocos segundos se lo quitó fruto del pánico.