, ,

El despilfarro de los Castro a costa de la miseria del pueblo cubano

Es bien sabido las condiciones del pueblo cubano, que a diario padece la pobreza, la angustia y la desesperación en busca de bienes de primera necesidad, mientras los Castros y sus afectos gozan y disfrutan de la dulce vita que deviene del ejercicio de un poder totalitario que ya alcanza casi los sesenta años en la nación caribeña

 
 

Es bien sabido las condiciones del pueblo cubano, que a diario padece la pobreza, la angustia y la desesperación en busca de bienes de primera necesidad, mientras los Castros y sus afectos gozan y disfrutan de la dulce vita que deviene del ejercicio de un  poder totalitario que ya alcanza casi los sesenta años en la nación caribeña.

No es casual escuchar en la Isla: los cubanos no dan valor a lo poco que poseen y roban o malgastan los bienes del Estado, sin importarles las “conquistas alcanzadas”.

Mientras los medios oficialistas e historiadores leales al régimen, hacen énfasis en las indisciplinas sociales, el desánimo del pueblo, pero pasan inadvertida la verdadera causa: el mal ejemplo que han recibido de los Castro, y su despilfarro evidente ante los ojos del país y del mundo.

Uno de los principales despilfarros vino por cuenta de Raúl Castro, quien creó un ejército bajo la excusa de una supuesta invasión de EEUU y en adelante, gastó incalculables sumas de dinero, a sabiendas de que jamás habría podido enfrentarse a un armamento de alta tecnología como el de la nación norteña.

Pero el desaparecido ex dictador Fidel Castro, también hizo lo suyo con misiones verdaderamente originales y suntuosas. Recordemos que durante los años sesenta quiso regalar ranas toros vivas y helados Coppelia al vietnamita Ho Chi Minh, para lo cual varios aviones cubanos, con escalas en diversos países, se llegaron al otro lado del mundo, un capricho castrista de costo incalculable. El hecho fue confirmado por Rosa Miriam Elizalde y Marta Rojas a travpes de del diario oficialista Juventud Rebelde.

Sin embargo, esto no fue todo. La lista de excentricidades se extiende aun más. De hecho, en 1972, en una de sus visitas a la entonces República Democrática Alemana (RDA), Fidel le regaló a ese país la isla Cayo Largo del Sur, Cuba. Y los alemanes como muestra de agradecimiento,la denominaron Ernesto Thaelmann, en recordatorio al político fusilado en 1944, y en adelante, instalaron el busto del personaje en el sitio. No obstante, tras el paso del huracán Mitch , que dejó destrozos en el lugar los alemanes decidieron ponerla en venta, y Fidel de inmediato salió al paso y aclaró, que solo había sido un regalo simbólico. Un hecho, por demás vergonzoso.

Y ni hablar de los lujos y el confort del apartamento destinado para Celia Sánchez Maduley, una de las colaboradoras más cercanas al ex dictador Fidel Castro. En el lugar se evidenciaba decenas de escoltas, la piscina climatizada, una cancha de baloncesto, exóticos helechos provenientes de las montañas orientales de la Sierra Maestra y hasta un auto Mercedes Benz, regalo de Saddam Hussein. Adicionalmente, en el lugar se disponía de jardineros, domésticas, cocineros, degustadores, cámaras de Seguridad colocadas en los árboles, y un largo etcétera, a lo que se agrega, una dieta importada del mundo libre.

Pero, es que ni siquiera muerto el dictador, se deja de malgastar el dinero en su nombre. A la fecha, algunos vecinos de lugares circundantes a Punto 0, aseguran que en el lugar todo sigue igual. Mientras el costo de los dilatados funerales por toda la Isla y el empotramiento de las cenizas del ex dictador en una roca, sumado a la custodia permanente del sitio y la estrafalaria propaganda castrocomunista, reúnen costos que a la fecha lucen incalculables.

Este es el ejemplo que recibe el pueblo cubano de sus gobernantes: derroche, despilfarro y lujos por doquier.

Redacción CPEM | Con información de cubanet

 

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO Y REACCIONES

Written by Noris Marcano

Productora de contenido en Cubanos por el Mundo. Locutora certificada. Profesora universitaria. Investigadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *