in

Cuba, the truth sigue estando out there

Poster de la serie Expedientes Secretos/Imagen: INternet
 

Reflexiones Circunspectas…

Tengo un socio que vende hortalizas en una carretilla.

Como sabe que tengo computadora y me conecto a Internet, me encarga la misión de conseguirle un mapa, lo más grande y nítido posible, de todo el continente americano, para “una jugada ahí”…

Y no le pregunto más: luego de la crisis migratoria generada por un montón de cubanos en Costa Rica y otro montón en Panamá, cualquiera supone para qué quiere un mapa el verdulero del barrio y cuál es la jugada en su fantasía.

Podríamos imaginarlo en una selva de Centroamérica pasando los mil y un trabajos para llegar a Estados Unidos, pero ese dominó ya está trancado.

Desde diciembre último el gobierno de Ecuador reinstauró el visado previo para turistas cubanos: un requisito que había sido suprimido, y reactivado, y luego vuelto a suprimir… Al parecer Ecuador quería convertirse en pionero de una auténtica normalización de relaciones entre los países del área y el pueblo de Cuba, sin calcular bien la magnitud de la estampida.

primeros cubanos que recibieron visa en Ecuador
Cubanos protestan frente a embajada de Ecuador en La Habana/Foto: Archivo

Muchos opinan que el deshielo entre EUA y Cuba fue el origen de la crisis por el temor de la gente a una eventual supresión de la Ley de Ajuste. Pero en las calles de mi vecindario no es frecuente escuchar esa razón: se habla más de que “esto está en candela…” (en alusión a la cosa económica y al deterioro de algunos servicios públicos); e igual se nota el efecto contagioso de ver a otros marcharse y prosperar.

Además, a quien no le interesa convertirse en emigrante tampoco le interesa si hay o dejan de haber leyes que lo privilegian como emigrante, y por tanto difícilmente se apuraría en levantar vuelo por si acaso.

La emigración y el viaje al exterior son y desde que recuerdo han sido ideas fijas por aquí. El que no quiere irse para siempre, quiere salir a trabajar, por su cuenta o por una misión del gobierno.

Las muchachitas, de pronto…, les pierden el miedo a los bichos asquerosos si aparece una oportunidad de estudiar entomología en cualquier parte; y a otros se les acaban las tachuelas de colores cuando señalan a los suyos en las más recónditas coordenadas del mapa.

Se vive entonces pendiente a las cañonas de la Aduana y a cualquier cambio en los requisitos de visado de los diferentes países: “Panamá aflojó”, “Kazajstán se abrió”, “México está apretando”, “Canadá busca profesionales”, son los verdaderos trendig topic que la gente sin Facebook imprime y comparte a la antigua.

No es cierto que llegar a Estados Unidos sea el anhelo principal; puede que a la larga se convierta en eso, pero el deseo de base es “salir”: ¿y si se cae el avión?, no importa… ¡me da igual donde caiga…!, dijo el cubano en un chiste que revela lo que hay. Muchos médicos, por ejemplo, prefieren irse a países donde es más fácil legalizar sus capacidades profesionales.

Pasa que según la idea más extendida, irse de Cuba es ganar y quedarse significa perder: no importa si eres físico nuclear aquí y estropajo de taberna allá.

Tras varios años de cambios en la economía, los únicos cambios para el vendedor de acelgas del barrio son que su trabajo ya es legal, que cada día el chicle de sus ingresos se estira menos, y también que ahora mismo soplan vientos de tormenta para su honestísima labor.

Aunque el diputado a la Asamblea Nacional piense que los carretilleros “se enriquecen” a costa de la especulación con los precios de la comida, la inmensa mayoría de ellos son absolutamente pobres y apenas logran cubrir sus necesidades vitales.

Hay que tener la cara de palo para poner los precios de las TRD por las nubes, y luego protestar por los que ponen los carretilleros y los guajiros… Ay chico, ¿tú no los ves por ahí, cargando cubitos de sancocho, o como se les salen así los dedos pa’ fuera de las chancletas…?”- me dijo uno que se dedica a comprar cualquier pedacito de oro.

Poster de la serie Expedientes Secretos/Imagen: INternet
Poster de la serie Expedientes Secretos/Imagen: INternet

Sobre todo para los cubanos más jóvenes, the truth sigue estando out there. Una fe que sería menos peligrosa si no tuviéramos tremendo historial de arrebatos migratorios como meterse en el tren de aterrizaje de un avión intercontinental o cruzar el Estrecho de la Florida en una tabla de windsurf.

Yo no descarto siquiera que un día de estos alguien me pida el mapa de Eurasia y coja un avión a Moscú –que no exige visa a los cubanos— para luego cruzar Siberia, fajarse a trompones con cuanta foca se ponga pesada en el Estrecho de Bering, y finalmente entrar a los Estados Unidos por Alaska…

Pensará usted que exagero, pero le juro por mi madre que en el barrio cada vez más gente dice que esto es posible; ¡extremo! pero posible.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tres tatuadoras en Cuba, su lucha y su arte (Video)

¡INCREÍBLE! Con un selfie podrás pagar una tarjeta de crédito