El 'cowboy' que se apoderó de las calles habaneras

Las calles de La Habana se han convertido en una zona de peligro con la presencia de un vaquero o ‘Cowboy‘ que se considera así mismo como altamente peligroso, seductor y bandido, que roba la atención de los turistas y el corazón de las mujeres que voltean a verlo.

La idea de un cubano para ganarse la vida es de gran ingenio. Todos los días, se pone su sombrero vaquero, sus pantalones de cuero, su chaquetón y camisa. Por supuesto, el revolver no puede faltar.

En varios establecimientos reposa un cartel con su cara en el que se puede leer “Se Busca” y la recompensa por atrapar a este audaz ladrón es de cinco mil dólares.

Pero ¿cómo llegó este ‘cawboy’ al lejano barrio de La Habana?. Como la mayoría de las cosas en Cuba, este personaje nace de la “necesidad” de su creador de ganarse la vida honradamente.

CubaNet entrevistó a este ingenioso actor, quien pidió no revelar su identidad para evitar represalias.

Oriundo del interior del país, este cubano de 30 años, graduado en el Instituto Superior de Arte, viajó a la capital cubana en busca de una mejor vida, pero sus inicios fueron tortuosos, pues al ser de otra provincia, las autoridades lo tratan de ilegal e impiden que desarrolle tu trabajo.

“Trato de que las personas no sepan quién interpreta el personaje porque forma parte de su diseño. Estaría traicionando la obra si las personas me reconocen como el actor y no como el personaje que encarno”

“El más buscado”, ese es el nombre de este performance que puede verse en las calles de la Habana Vieja, junto a otros actores que también se ganan la vida realizando obras urbanas que llaman la atención.

“El personaje se basa también en el pistolero actual, ese que anda por las calles buscando las balas (CUC)”

Los conocedores del arte cubano, aplauden la puesta en escena de este hombre, que con ingenio, supo mezclar la cultura cubana con la americana, haciendo relucir su personaje.

Al preguntarle sobre su relación con la Policía Revolucionaria, este afirma que son sus “colegas” y que al principio le hicieron la vida de “cuadros”, pero ahora su relación es muy amigable.

Redacción Cubanos por el Mundo