in ,

Vida Fitness: Una dieta baja en grasas no garantiza adelgazar

La evidencia científica sugiere que las dietas bajas en grasas no contribuyen a rebajar peso a largo plazo/Foto: vidasanaecuador.com

 

La evidencia científica sugiere que las dietas bajas en grasas no contribuyen a rebajar peso a largo plazo/Foto: vidasanaecuador.com
La evidencia científica sugiere que las dietas bajas en grasas no contribuyen a rebajar peso a largo plazo/Foto: vidasanaecuador.com

 

A tu salud en línea-. Los kilos de más comprometen seriamente la salud, puesto que la obesidad es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, diabetes, e incluso algunos cánceres como colon, mama e hígado. De ahí que desde hace décadas las autoridades sanitarias traten de combatir esta epidemia mediante recomendaciones de cambios de estilo de vida, entre ellas, la dieta.

No obstante, hasta el momento no existía entre la comunidad científica un consenso acerca de qué pauta alimentaria es más adecuada para bajar kilos en la balanza y mantener un peso adecuado a largo plazo. Durante décadas una de las recomendaciones médicas más frecuentes ha sido reducir la cantidad de grasas que se ingerían, basándose en el hecho de que un gramo de este nutriente contiene más del doble de calorías que uno de carbohidratos o de proteínas. Por tanto, rebajar la cantidad de grasa se debería de traducir en un recorte de calorías.

“Sin embargo, la evidencia científica sugiere que las dietas bajas en grasas no contribuyen a rebajar peso a largo plazo, en comparación con otras más ricas en este nutriente, como la Mediterránea”, señala la investigadora Deirdre Tobias, de la Escuela Médica de Harvard y del Hospital de Mujeres y Brigham, ambos en Estados Unidos.

Esta epidemióloga lideró un estudio, que recoge la revista especializada The Lancet Diabetes & Endocrinology, en el que revisó 53 investigaciones anteriores, que comprendían más de 68.000 adultos, comparando la efectividad para perder peso a largo plazo –al menos durante un año- de dietas bajas en grasas con otras pautas alimentarias, incluida no seguir ninguna dieta. Y la principal conclusión a que llegan es que los datos no avalan recomendar dietas bajas en grasas.

“Es más, esa creencia popular de que si comías más productos grasos engordabas tampoco se sustenta en evidencia científica. Las nueces son ricas en grasas pero no se asocian con un aumento de peso a largo plazo. En cambio, la papa, los carbohidratos refinados, las gaseosas pueden ser sin grasa pero están asociados a un aumento de peso”, explica Tobias.

De hecho, observaron que recortar la cantidad de grasas en la dieta sólo conllevaba una pérdida de kilos mayor cuando se comparaban los resultados con personas que no seguían una dieta. En cambio, cuando comparaban las dietas bajas en grasas con las que tenían una reducción de carbohidratos, veían que las primeras eran menos efectivas que las segundas. También comprobaron cómo una alimentación con poco hidratos de carbono y un aporte mayor de grasas conseguía mejores resultados que cuando sólo se recortaba grasa.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Japón crean termómetro que se adhiere a la piel

Estreno mundial de “Ronaldo” en Londres