in

Los cubanos ya no creen en la revolución que ofreció una vida mejor y no cumplió

Un reciente artículo publicado por The New York Times cuenta la historia de Caridad Limonta, una economista cubana de 46 años que una vez creyó en el sistema castrista, y que como muchos otros terminó desilusionada.

Los cubanos ya no creen en la revolución que ofreció una vida mejor y no cumplió
Foto: Composición CPEM/Sergio Frank/Radio CZ

La fe que sintieron alguna vez la mayoría de los cubanos por la revolución que irrumpió en 1959 con la imagen de Fidel Castro a la cabeza, es cosa del pasado. Sobre todo, porque aquel movimiento que asaltó el poder en Cuba prometió una vida mejor pero no cumplió.

Un reciente artículo publicado por The New York Times cuenta la historia de Caridad Limonta, una economista cubana de 46 años que una vez creyó en el sistema castrista, y que como muchos otros terminó desilusionada.

Limonta estuvo dentro de la revolución ocupando importantes cargos dentro del Partido Comunista, además de viceministra de la industria ligera de toda Cuba. Su fidelidad al régimen nació desde 1956 cuando Fidel Castro comenzó su levantamiento.

La mujer creyó que, la igualdad y una mejor calidad de vida llegarían cuando los Castros entraran al Palacio de La Revolución de La Habana. El estar dentro del partido y en el gobierno, la hicieron encerrarse en la burbuja en la que están los políticos castristas, la cual no deja ver la realidad del cubano de a pie.

Cuando los comunistas son los únicos beneficiados

La Sra. Limonta, que cursó sus estudios en una universidad de la Unión Soviética en 1976, asegura que, cuando se vio rodeada de otros miles de estudiantes cubanos que iban con ella a estudiar, la hizo sentir que la igualdad había llegado a la mayor de las Antillas.

«El barco estaba lleno de jóvenes. Chinos, blancos, mulatos, negros, todos iguales, con prácticamente la misma ropa, las mismas maletas».

Regresó a Cuba en 1981, su título de economía lo puso a la orden de la industria textil cubana, ocupando cargos que ofrecen ventajas sobre el cubano de a pie. Eso la hizo ver la revolución como lo mejor que podía existir, hasta que comenzaron a llegar momentos que la hicieron dudar.

“En el día más oscuro de la revolución, “El Maleconazo” del 5 de agosto de 1994, cuando multitudes enojadas gritaban «Libertad» y «Abajo Fidel», la mayor protesta masiva contra el gobierno de Castro estaba disfrutando de un buffet en un resort de playa en Varadero, una merecida recompensa por un trabajo bien hecho”.

“Pero no podía entender por qué decenas de miles de cubanos habían arriesgado sus vidas tratando de llegar a Florida en balsas endebles”.

dice el artículo del Times.

El despertar de un sueño utópico

El evento que más la marcó fue la muerte de su madre, fue allí cuando le tocó ver la realidad de los cubanos comunes, y lo que la empujó a separarse del castrismo. Sobre todo porque, cuando por su trabajo le tocó visitar hospitales en otros países, se dio cuenta que los centros cubanos estaban en el atraso.

El entender que solo el grupo que secuestra el poder son los únicos con “derecho” de tener una vida digna, el observar las deficiencias en los hospitales públicos, y el tener que exhumar el cuerpo de su mamá para que la urna fuera reutilizada, fueron motivos suficientes para que la Sra. Limonta entrara en razón y entendiera que el comunismo es un “sueño utópico”.  

Desde entonces esta mujer, como miles de cubanos, se pusieron a un lado de un proyecto que solo trajo miseria a un pueblo que creyó haber conseguido su edén terrenal. Hoy son mayoría aquellos que quieren un cambio, aunque los temores sigan vivos y no se expresen en las calles de la isla, o a lo mejor solo están a la espera de ese momento oportuno que concrete el tan anhelado cambio.

“Los cubanos no están protestando en las calles, pero no tienen lealtad hacia los hombres que tomaron el lugar de Fidel Castro o el sistema político que siguen apoyando”.

Expresa el mencionado artículo.

LEE TAMBIÉN: Ayuda humanitaria a Cuba convocada por el exilio cubano, tiene al régimen castrista “en tres y dos” (+VIDEO)

Redacción Cubanos por el Mundo

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La ayuda médica podría encontrarla en Estados Unidos

Un padre ruega por ayuda médica para salvar la vida de su hija en Cuba (+Video)

El castrismo llama "novedoso" a un batido de soya que sustituirá al helado

¡Increíble! El castrismo llama «novedoso» a un batido de soya que sustituirá al helado